Ximo Puig y otras autoridades en la manifestación del 8M en Valencia./

Ximo Puig y otras autoridades en la manifestación del 8M en Valencia./ Efe

Tribunales CORONAVIRUS

Estalla la vía penal contra los gobernantes: denuncia al presidente valenciano por homicidio imprudente

Ximo Puig se suma a Pedro Sánchez y al delegado del Gobierno en Madrid entre las autoridades denunciadas por no impedir actos multitudinarios.

28 marzo, 2020 18:51

Noticias relacionadas

El abogado Mariano Lorente ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Valencia una denuncia por prevaricación, lesiones y homicidio imprudentes relacionados con el coronavirus contra el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig; la delegada y el subdelegado del Gobierno en esa comunidad, Gloria Calero y José Roberto González; contra el alcalde, Joan Ribó (Compromís) y contra Carlos Galiana, concejal delegado de Cultura Festiva.

A todos ellos se les denuncia porque "omitieron dictar la oportuna resolución de suspensión o cancelación" de actos multitudinarios celebrados a lo largo de febrero y marzo pese a la extensión de la pandemia del Covid-19 "y la toma de medidas preventivas para garantizar la salud e integridad de los ciudadanos que, como derecho fundamental, vincula a todos los poderes públicos".

Ximo Puig y la delegada del Gobierno en Valencia se suman así a las denuncias interpuestas contra otros responsables políticos, una de ellas ya admitida a trámite contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. Otra denuncia similar contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido presentada ante la Sala Penal del Tribunal Supremo.

Según la denuncia contra Puig, presentada ante el TSJ de Valencia debido al fuero del presidente del Gobierno autonómico, ni él ni los demás denunciados tomaron "la decisión con eficacia ejecutiva de suspender los actos que ponían en peligro a las personas, cuando se conocía que la situación y recomendaciones a nivel internacional desaconsejaban por completo las aglomeraciones, cuando se estaba propagando rápidamente el Covid-19 y ya existían casos confirmados en España".

Además, en los actos públicos previstos "se esperaba una asistencia multitudinaria" y "no existían medidas de prevención en ninguno de ellos", por lo que "no se podía garantizar la seguridad (no contagio) de la ciudadanía".

Advertencias

La denuncia narra que ya el día 31 de enero la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de Covid-19 como Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional.

El 2 de marzo se emitió un informe del Centro Europeo para el control y prevención de enfermedades , indicando los riesgos actuales y futuros y las posibles medidas de actuación. Entre las medidas a adoptar se incluía la “implementación de distanciamiento social (por ejemplo, la suspensión de reuniones a gran escala y el cierre de escuelas y lugares de trabajo) para interrumpir las cadenas de transmisión”.

El 4 de marzo, prosigue la denuncia, se conoció la primera muerte en España por esta causa: un hombre de 69 años que había fallecido el 13 de febrero en Valencia.

Estos datos "no eran desconocidos para nuestros representantes políticos, ni tampoco la extrema gravedad de la situación y el futuro que se avecinaba", asegura el denunciante.

Anuncio de la presentación de la denuncia./

Anuncio de la presentación de la denuncia./ Twitter.

"Era de igual modo conocido por nuestros representantes políticos el partido que había sido celebrado varias semanas antes (día 19 de febrero de 2020) en la ciudad italiana de Milán, partido al que asistieron miles de aficionados del Valencia Club de Fútbol que, por supuesto, regresaron de nuevo a nuestra ciudad sin ningún tipo de medida de control", añade. "Este hecho, teniendo en cuenta la situación en la que se encontraba Italia a primeros de marzo, suponía un alto riesgo de que Valencia ostentara posibles casos positivos".

Pese a todo ello, "ninguno de nuestros responsables políticos, en el ámbito de sus respectivas competencias, canceló ni uno solo de los actos previstos ni adoptó medida alguna que evitara las aglomeraciones que, evidentemente, suponían un foco masivo de contagio".

En particular, destaca que el 1 de marzo "arranca con absoluta normalidad el ejercicio fallero". Cinco días después Ximo Puig declaró que se estaba en condiciones de «contener» la situación de epidemia generada con la aplicación de los protocolos establecidos, reivindicando que el coronavirus «no nos puede amargar la vida», tras ver la mascletá en el balcón del Ayuntamiento de Valencia.

El denunciante, que ha sido defensor de concejales del PP del Ayuntamiento de Valencia denunciados por el caso del pitufeo (la presunta financiación irregular del partido en las elecciones del 2015 mediante la donación de 1.000 euros por persona), recuerda en la denuncia que se continuaron disparando mascletás hasta el 10 de marzo y se mantuvo la Cabalgata del Ninot el sábado 7 de marzo, en la que desfilaron las comisiones falleras disfrazadas y acompañadas de algunos de sus ninots, para culminar el domingo 8 de marzo "con un programa repleto de actividades, abarrotadas de gente".

Puig y la delegada del Gobierno, entre otras autorides, encabezaron la multitudinaria manifestación del Día de la Mujer, celebrada también el 8 de marzo.

Las Fallas fueron suspendidas el 10 de marzo por el Gobierno valenciano, aplazándolas "para más adelante, cuando la situación sanitaria lo permita", manifestó Puig.

Información sobre el coronavirus: