Delgado, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando era ministra de Justicia./

Delgado, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando era ministra de Justicia./ Efe

Tribunales

"Dolores Delgado no es imparcial", "ni los que la proponen se la creen": así fue el debate del CGPJ

El acta de la reunión del Consejo General del Poder Judicial sobre la futura fiscal general refleja el desacuerdo de los vocales sobre su idoneidad. 

Noticias relacionadas

El acta de la reunión celebrada el pasado día 16 por el Consejo General del Poder Judicial para informar sobre la propuesta de nombramiento de la exministra Dolores Delgado como nueva fiscal general pone de manifiesto las objeciones sobre la idoneidad de la candidata expresadas por la mitad de los vocales.

Según el acta, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el debate comenzó con una intervención del presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, que recordó que en ocasiones anteriores "se ha debatido sobre cuál ha de ser el alcance del informe". "Y si una parte está clara –la relativa a la consideración de los requisitos legales necesarios para su nombramiento- otra parte no lo está tanto y es la referida a la idoneidad del candidato o candidata".

"Personalmente", añadió Lesmes, "considero que no se debe ir más allá de la constatación de los requisitos legales (jurista español de reconocido prestigio con más de 15 años de ejercicio efectivo de su profesión), entre otras cosas porque existe un foro de valoración política del nombramiento del candidato/a cual es su comparecencia ante el Congreso de los Diputados". El presidente reconoció, no obstante, que no hay un límite legal "para ir más allá de la constatación de estos requisitos legales".

Clara Martínez de Careaga intervino a continuación para poner de relieve que la propuesta del presidente "es diferente a la de los casos anteriores". La vocal se mostró a favor de mantener la fórmula aplicada en las ocasiones precedentes, cuando, además de verificar el cumplimiento de los requisitos legales, el CGPJ afirmó la idoneidad del candidato para desempeñar el cargo.

"El mayor consenso"

Lesmes intervino de nuevo para precisar que "con esa modificación [de la propuesta de informe] busco el mayor consenso posible ante la polémica surgida en los medios y entre los propios vocales por esta designación".

Concepción Sáez manifestó que "efectivamente, lo dicho por el presidente y la propuesta que presenta son un ejercicio de coherencia. Pero quiero dejar constancia de mi propia coherencia fundamentando la propuesta favorable en los propios méritos curriculares de la candidata".

José Antonio Ballestero preguntó entonces a Sáez "si su posición en este asunto no está condicionada por su desempeño de un cargo de confianza en el Ministerio de Justicia", al haber sido nombrada por Delgado responsable de la Mutualidad Judicial. La vocal respondió que se consideraba "perfectamente libre para opinar y votar lo que estime oportuno, no contemplando supuestos de abstención ni incompatibilidad".

Enrique Lucas tomó la palabra para mostrar su "alegría" por el hecho de que "sea ahora y en esta coyuntura política cuando se adopte un viejo planteamiento mío sobre la necesidad de valorar la idoneidad de los candidatos". Lucas expresó, no obstante, su convicción de que "este cambio de criterio obedece a una estrategia oportunista, por lo que en este caso rechazo este planteamiento, considerando que como punto de encuentro debiera votarse la propuesta del presidente".

Lesmes volvió a defender su propuesta insistiendo en que "obedece a criterios de coherencia, más aun estando el Consejo en funciones y, por tanto, al final de su mandato. Y la razón de la redacción de la propuesta es que sea la más aséptica posible".

El presidente del CGPJ consideró oportuno "no ir más allá", limitando el informe a los requisitos legales y sin entrar en la idoneidad de Delgado, "pues una división iría en claro detrimento del propio CGPJ, abonando la vieja idea de la división por ideologías que siempre ha caracterizado la critica a esta institución, cuando durante estos seis años de gestión hemos podido demostrar que no ha sido así".

Apariencia de imparcialidad

"No puedo compartir que la candidata satisfaga los requisitos legales", dijo Carmen Llombart discrepando de la propuesta de Lesmes. "El hecho de que se exija ser jurista de reconocido prestigio obliga a valorar su idoneidad para el cargo y considero que Delgado no lo es, al carecer de apariencia de imparcialidad. Esta circunstancia no se dio en casos anteriores, pero en el supuesto que nos ocupa resulta evidente" dado que Delgado pasará sin solución de continuidad del Ministerio de Justicia a la Fiscalía, siendo además diputada del PSOE. Nuria Díaz Abad se mostró "totalmente de acuerdo" con la posición de Llombart.

José María Macías consideró que "para todo hay un límite y en este caso no podemos olvidar que ni siquiera algunas de las personas que han formulado la propuesta se la creen". El consejero recordó las manifestaciones que Pablo Iglesias, actual miembro del Gobierno que propone a Delgado, hizo respecto a ésta en septiembre de 2018 cuando trascendió su relación con el comisario Villarejo. "Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura, de las cloacas, debe alejarse de la política", dijo Iglesias, que pidió la dimisión de la entonces ministra de Justicia.

Martínez de Careaga precisó a preguntas de Rafael Fernández Valverde que, después de oír al presidente, aceptaba su planteamiento en aras de lograr un consenso. Ante las críticas a la candidata por su perfil partidista, la vocal recordó que "desde tiempos de UCD ha habido muchos casos en que se ha dado esta circunstancia. Solo reseñar los casos de Fanjul, Gil Albert, Moscoso y Leopoldo Torres, que desempeñaron su cometido de modo impecable y que contribuyeron al prestigio de la Fiscalía".

Mar Cabrejas manifestó que "solo quiere pronunciarse sobre los requisitos legales de la candidata", sin entrar en otras valoraciones. "No hay que olvidar que el actual líder de la oposición [Pablo Casado] ha pedido al CGPJ que se pronuncie en un determinado sentido y en ningún caso el Consejo puede entrar en esa dinámica".

María Victoria Cinto Lapuente, Enrique Lucas y Álvaro Cuesta se mostraron conformes con la posición del presidente. Cuesta indicó que es el Parlamento el que tiene que valorar los méritos de la interesada y en presencia de ésta, y anunció que se reservaba la posibilidad de formular voto concurrente en defensa de los méritos de la candidata.

Finalmente la única que hizo un voto concurrente sobre la idoneidad de Delgado fue Sáez. Otros nueve vocales (siete en un voto discrepante y otros dos, en uno concurrente) opinaron que la candidata no reúne la necesaria apariencia de credibilidad e independencia para desempeñar el puesto de fiscal general.