Torrent, en un acto el pasado sábado ante la cárcel de Lledoners./

Torrent, en un acto el pasado sábado ante la cárcel de Lledoners./ Efe

Tribunales

Torrent, al borde de un proceso penal por desobediencia si consuma su amenaza al TC

El TC suspende la tramitación de una nueva resolución soberanista y valorará en sentencia si actúa contra el presidente del Parlament. 

Noticias relacionadas

"Veamos si acatan nuestra decisión o siguen adelante". Miembros del Tribunal Constitucional resumen así su actitud ante el escenario que se ha abierto este martes, después de que el TC haya paralizado la tramitación de una iniciativa de JxCat, ERC y la CUP en la que proponen que el Parlament reitere "la defensa del derecho de autodeterminación" y la "reprobación de la monarquía".

Torrent desoye la advertencia del Constitucional.

El Constitucional no sólo ha suspendido el acuerdo de la Mesa del Parlament del 22 de octubre por el que admitió a trámite la propuesta de resolución pese a las advertencias de los letrados de la Cámara y despreciando las peticiones de reconsideración formuladas por PSC, Ciudadanos y PP. También ha decidido advertir -ya por tercera vez- al presidente del Parlament, Roger Torrent; al secretario general, Xavier Muro, y a los miembros de la Mesa de su "obligación de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada".

El tribunal ha vuelto a apercibir a todos ellos de las eventuales responsabilidades, incluida la penal, en las que pueden incurrir si burlan la suspensión y continúan adelante con la tramitación de la iniciativa, llevándola a votación del pleno del Parlament.

Ilustración: Tomás Serrano

Ilustración: Tomás Serrano

Pero el TC no ha valorado todavía la novedosa petición realizada por el Gobierno al impugnar el pasado jueves la actuación de la Mesa. El Ejecutivo de Pedro Sánchez quiere que el Constitucional "acuerde deducir oportuno testimonio para exigir la responsabilidad penal" a Torrent y a los miembros de la Mesa que persistan en ignorar la suspensión de las iniciativas soberanistas.

Esa petición, nunca hecha antes por el Gobierno de Sánchez, significaría la segura iniciación de un proceso penal por desobediencia contra el actual presidente de la Cámara catalana, lo mismo que ya le ocurrió a su predecesora, Carme Forcadell.

Fallo en semanas

Fuentes del TC explican que el tribunal valorará esa petición cuando dicte sentencia sobre los tres incidentes de ejecución admitidos a trámite por unanimidad este martes contra la tramitación de la propuesta de resolución presentada "en respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo" sobre el 'procés'.

JxCat, ERC y la CUP pretenden que la Cámara catalana reitere "y reiterará tantas veces como lo deseen los diputados y diputadas (...) la defensa del derecho de autodeterminación y la reivindicación de la soberanía del pueblo de Cataluña para decidir su futuro político".

La misma propuesta de resolución expresa la voluntad de reiterar "tantas veces como lo deseen los diputados y las diputadas [del Parlament catalánl] la reprobación de la monarquía".

El Gobierno considera que una resolución con esos contenidos contraviene, entre otras, la sentencia de diciembre de 2015 en la que el TC declaró inconstitucional el inicio del proceso soberanista catalán para imponer de forma unilateral en esa comunidad autónoma un estado independiente en forma de república.

Según la impugnación, la propuesta admitida por la Mesa "vuelve a incidir en el derecho a la autodeterminación y la pretendida soberanía del pueblo catalán, aspectos que han sido declarados inconstitucionales y nulos".

El presidente del Constitucional, Juan José González Rivas, quiere imprimir una tramitación rápida a los incidentes de ejecución, de manera que dentro de algunas semanas se sabrá si el TC insta a la Fiscalía a actuar penalmente contra Torrent y la Mesa.

Ello va a depender de si finalmente el presidente del Parlament continúa adelante, como ha asegurado este martes, con la tramitación de la propuesta de resolución y la somete a votación del pleno de la Cámara. "Si burlan la suspensión que hemos acordado o si buscan alguna triquiñuela para seguir adelante, la deducción de testimonio tiene muchas posibilidades", afirman.

Reunión extraordinaria

De momento, el Constitucional ha dado muestras de estar muy atento a los pasos de Torrent para contestarlos con agilidad. La admisión de los incidentes de ejecución ha tardado sólo cinco días y se ha acordado en una reunión del tribunal convocada de forma extraordinaria.

Se ha hecho así ante la eventualidad de que Torrent incluya la propuesta de resolución que ha sido impugnada en el orden del día del pleno que el Parlament tiene previsto celebrar los próximos días 12 y 13.

El TC no ha querido esperar a su reunión ordinaria, fijada precisamente para el día 12, con el fin de que el presidente y la Mesa de la Cámara catalana conozcan con suficiente antelación que no deben seguir adelante.