El comisario investigado José Manuel Villarejo y extracto de la denuncia del empresario marbellí Felipe Gómez Zotano.

El comisario investigado José Manuel Villarejo y extracto de la denuncia del empresario marbellí Felipe Gómez Zotano.

Tribunales 'CASO TÁNDEM'

El asalto de película con encapuchados y rehenes por el que el juez investiga a Villarejo

Felipe Gómez Zotano, perjudicado del caso Tándem, declara en la Audiencia Nacional la extrema situación que vivió y tras la que cree está el comisario.

Noticias relacionadas

Felipe Gómez Zotano (55 años) empresario malagueño con negocios hoteleros e inmobiliarios en Marbella y alrededores, salió este martes de la Audiencia Nacional con rostro de cansancio y preocupación. Desconfiado con las cámaras, no quiso dar detalles de las situaciones sufridas en su propia piel y en la de su familia durante cuatro años, entre 2013 y 2017, y que contó ante el juez y los fiscales del caso Tándem o caso Villarejo, su abogado y el del comisario investigado en el Juzgado Central de Instrucción número 6. 

Pero los sumarios y las denuncias ante la Policía hablan por sí mismas y dan cuenta del miedo que tuvo que soportar Gómez Zotano en los distintos asaltos sufridos en sus oficinas, hoteles y su vivienda, según denunció en comisarías malagueñas. Uno de ellos, contra todos los miembros de su familia, incluidos sus hijos de 5, 7, 13 y 20 años que fueron golpeados, perseguidos y retenidos contra su voluntad por cuatro encapuchados de habla búlgara en 2013. Unos hechos tras los que el denunciante, al que el juez ha propuesto personarse como perjudicado en el caso Tándem, sospecha que estuvo José Manuel Villarejo. 

Según se investiga en la pieza 8 del caso, el comisario y sus colaboradores, a través de su empresa privada Cenyt, habrían realizado un informe de seguimiento a Gómez Zotano que incluyó datos confidenciales de listados públicos a los que sólo pudieron acceder con ayuda de "policías y hackers", según el sumario al que ha accedido EL ESPAÑOL

Este informe, elaborado por el abogado y socio de Villarejo Rafael Redondo, buscaba sostener una querella por estafa de la ciudadana polaca Marcela Katarzina Nikiel contra Gómez Zotano. Durante años, ésta vivió alquilada en una vivienda del empresario con opción a compra. Éste le propuso como única opción para quedársela asumir un crédito que él había contraído a través de una empresa opaca inscrita en Gibraltar. El precio del crédito era superior al que ella consideraba que debía pagar, puesto que hizo pagos en efectivo al empresario, según la versión de la inquilina, que éste no declaró ni tuvo en cuenta. 

Paralelamente a dicho informe "preprocesal" por cuya elaboración se investiga al socio de Villarejo y a un trabajador de su despacho, el empresario Gómez Zotano denunció ante la Fiscalía Anticorrupción distintas extorsiones, seguimientos, robos en su vivienda, oficinas y hoteles que sospecha orquestó el comisario Villarejo para conseguir información favorable a su clienta Katarzina Nikiel. 

El asalto a la casa familiar

Entre esos asaltos, el denunciante relata uno que se puede calificar de película por la violencia con la que se desarrolló y que denunció el 11 de mayo de 2013 a las 23.30 horas en una comisaría de Marbella. Allí relató que, mientras se encontraba en casa con su esposa y sus cuatro hijos , "cuatro individuos totalmente vestidos de color gris oscuro, con guantes de punto y unos pasamontañas que les cubrían totalmente el rostro, introdujeron a la fuerza a su mujer en la cocina agarrándola del brazo y empujándola violentamente". Después también le cogieron a él y le tiraron al suelo. El niño menor salió corriendo escaleras de la casa arriba para esconderse junto a sus tres hermanos y "los dos asaltantes más altos" le siguieron mientras otros dos vigilaban que él y su mujer no se movían. 

El niño consiguió llegar a la habitación donde estaban sus hermanos y juntos se escondieron en una terraza, cerraron la puerta y mantuvieron el tirador impidiendo que los encapuchados entraran. Éstos, que tiraron la puerta de una patada, les buscaron por toda la habitación y la desvalijaron. 

Los asaltantes preguntaron nerviosos a los padres si los niños tenían móvil y si había caja fuerte en la casa. La esposa del empresario indicó que tenían los objetos de valor en los baños. Se dirigieron hasta allí y se llevaron joyas valoradas en 48.000 euros, según el denunciante. Una situación que ha provocado "serias secuelas" a sus familiares, sostiene.

Gómez Zotano sospecha que, además de esas joyas, los asaltantes buscaban "algún documento relacionado con el arrendamiento y la opción de compra de la vivienda" por el que su inquilina le había llevado a los tribunales.

Extracto de la denuncia presentada ante la Policía de Marbella por el empresario Felipe Gómez Zotano.

Extracto de la denuncia presentada ante la Policía de Marbella por el empresario Felipe Gómez Zotano. EL ESPAÑOL

¿Por qué lo relaciona con Villarejo?

En noviembre de 2017, cuando Gómez Zotano supo que Villarejo había sido detenido y estaba en prisión, se dirigió a la Fiscalía Anticorrupción para denunciar que fue "objeto de extorsiones y seguimientos, así como robos en su vivienda, oficinas y hoteles, atribuyéndolo a personas vinculadas al grupo Cenyt". También denunció la existencia del informe elaborado contra él. 

A raíz de los robos sufridos entre 2013 y 2015, el empresario malagueño "empezó a pensar que alguien estuviera compinchado con la ciudadana polaca Marcela Katarzina para extorsionarle". Fue al Registro de la Propiedad para ver quién "había solicitado información sobre el estado del inmueble y vio que uno de los consultantes era la mercantil Stuart & McKenzie, que pertence al grupo Cenyt". 

Además, el perjudicado denuncia que "se me ha denunciado en todo tipo de estamentos e instituciones, me han hecho inspecciones de Hacienda, más de 20 inspecciones de Seguridad Social, me han borrado los datos de toda su familia de la Seguridad Social y he pedido las IP's desde donde se han hecho esas consultas al banco y he comprobado que aparecen centralizadas en torno a Torre Picasso en Madrid, sede de Cenyt". 

Seguimiento a su abogado

Además, Gómez Zotano también denuncia que "su abogado también ha sido objeto de extorsiones" y que "ha descubierto que tenía micrófonos instalados en su domicilio, de lo que tiene fotografías y cree que han sobornado a su novia que constantemente le denuncia por malos tratos".

Anticorrupción solicitó distintas diligencias al juez para comprobar si las denuncias ante la policía del empresario existían y para saber si la ciudadana polaca que contrató a la empresa de Villarejo tenía alguna deuda contraída con él. Este último resultó negativo, pero Anticorrupción vio datos suficientes para investigar los hechos en el marco del caso Tándem. De ahí que el juez acordara unir las denuncias al sumario y abrir una pieza concreta sobre una presunta extorsión. Este martes tomó declaración en calidad de testigo y perjudicado a Felipe Gómez Zotano por todos estos hechos.