Sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en Barcelona.

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en Barcelona. Efe

Tribunales

Dos juezas en activo, en la lista secreta de los autores de la 'constitución' catalana

Una magistrada de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Cataluña y una jueza de primera instancia formaron parte del grupo montado por Santiago Vidal.

Las magistradas Matilde Aragó y Silvia Ventura, destinadas en órganos judiciales de Cataluña, se integraron en un grupo de 10 juristas que elaboraron en secreto una constitución para la república catalana durante varias reuniones celebradas en la localidad de Poblet (Tarragona).

La Guardia Civil ha encontrado los datos sobre los miembros de ese grupo en un archivo creado el 6 de enero de 2015 en el ordenador del juez y exsenador de ERC Santiago Vidal, investigado por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona en el marco de un proceso penal sobre los preparativos del referéndum independentista ilegal del 1-O.

Vidal fue sancionado con tres años de suspensión de funciones por el Consejo General del Poder Judicial por redactar la constitución catalana, pero nunca desveló con quién había realizado esos trabajos.

Cuando terminó de cumplir la sanción en marzo de 2018, el CGPJ le consideró no apto para volver a ejercer como juez. Pero el pasado diciembre el Tribunal Constitucional sentenció que es inconstitucional el precepto legal que sirvió para efectuar esa declaración de inaptitud, por lo que Vidal deberá ser reintegrado ahora al servicio activo en la carrera judicial.

La información más relevante hallada en el ordenador de Vidal ha sido analizada por la Guardia Civil en un informe entregado el pasado 27 de diciembre en el Juzgado número 13 de Barcelona. En el llamado archivo 06, fechado el 6 de enero de 2015, los agentes han encontrado un documento con el título Base provisional per una futura Constitució participativa de la república de Catalunya.

Se trata de 23 folios con un preámbulo, 97 artículos, dos disposiciones transitorias, una derogatoria y una disposición final. En la última parte del archivo se ha encontrado una hoja con los nombres del "equipo de juristas promotor de este documento", en el que se encuentra, además del propio Vidal, el entonces juez Josep Maria Miquel Porres y las magistradas en activo Matilde Aragó y Silvia Ventura.

Documento encontrado en el ordenador de Santiago Vidal./

Documento encontrado en el ordenador de Santiago Vidal./ E.E.

La primera está destinada en la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y la segunda en el Juzgado de Primera Instancia número 59 de Barcelona.

También figuran los nombres de dos abogados (Agustí Carles y Sebastiá Sardiné) y de cuatro juristas vinculados a la Universidad: Elisabeth Ferran, Jaume López, Josep Maria Vilajosana y Eduard Sagarra.

Este último, que en aquel momento trabajaba en el Bufete Roca Junyent, fundado por uno de los padres de la Constitución Española, escribió a Santiago Vidal un correo en el que le manifestaba que ayudaría a la redacción de la constitución catalana "desde bambalinas".

Correo de Eduard Sagarra a Santiago Vidal./

Correo de Eduard Sagarra a Santiago Vidal./ E.E.

En el correo, Sagarra explicaba al juez que, "si bien le podía ayudar, por el bien del propio Santiago Vidal y el del despacho Roca, que, según escribió, vive en parte del Ministerio, no puede ni ha de representar a nadie, por lo que actuaría como amigo y jurista desde las bambalinas", resume la Guardia Civil.

Sagarra hacía luego unas consideraciones lo que se debía rectificar en el proyecto de constitución catalana y aconsejaba que en la defensa de este texto se utilizase la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Convenio Europeo así como la jurisprudencia y los argumentos de la Corte de Estrasburgo.

El informe policial también da cuenta de una cuartilla manuscrita de Vidal, fechada el 12 de enero de 2015, en la que con referencia al grupo de juristas que elabora la constitución catalana se indica que hay que proteger la identidad de las dos juezas ante posibles acciones disciplinarias del CGPJ.

Tanto Aragó como Ventura fueron firmantes un año antes, el 6 de febrero de 2014, de un manifiesto de jueces favorables al llamado "derecho a decidir". La lista de firmantes también ha sido encontrada en el ordenador de Vidal. El CGPJ abrió unas diligencias pero las archivó sin consecuencias disciplinarias al considerar esa acción amparada por la libertad de expresar una opinión jurídica.

En el ordenador se han hallado, asimismo, trabajos de Vidal sobre el futuro poder judicial catalán. Según la Guardia Civil, el juez realizaba "una dura critica de la profesionalidad de miembros de la Judicatura española, de los que llega a decir que poseen un perfil de funcionario neutro y que carecen de los parámetros de una sociedad democrática moderna, siendo simples aplicadores de la norma".

"Sobre las nuevas promociones, se entiende de jueces, fiscales y secretarios, los define como profesionales inexpertos, sin conocimiento de la realidad e incapaces de aplicar justicia", añade el informe.