Víctor Guido González Coello de Portugal.

Víctor Guido González Coello de Portugal.

Tribunales

El captador de fondos de Vox, condenado a inhabilitación como administrador de empresas

  • Víctor González fue declarado culpable de que una empresa leonesa entrara en concurso de acreedores. Los 60 trabajadores fueron a la calle.
  • La Audiencia de León apreció "irregularidades contables relevantes" en su gestión como administrador. 
  • Vox presenta a su vicesecretario de recursos como una persona con "excelentes conocimientos de economía y del mundo de la empresa".

Víctor Guido González Coello de Portugal, vicepresidente primero de Vox y vicesecretario de recursos del partido, no podrá administrar bienes ajenos durante tres años. La condena mercantil a inhabilitación como administrador que le impuso en 2015 la Audiencia Provincial de León ha quedado firme después de que el Tribunal Supremo haya inadmitido a trámite el recurso interpuesto por González.

Víctor González, de 43 años, tiene como funciones en Vox asistir al presidente, Santiago Abascal, y "dirigir las campañas de captación de recursos económicos y la relación de donantes". Según el partido, González aporta "sus excelentes conocimientos de economía y del mundo de la empresa".

Presentación de Víctor González en la web de Vox./

Presentación de Víctor González en la web de Vox./ Vox

En enero de 2015, el Juzgado Mercantil de León le declaró culpable del concurso de acreedores de la empresa Marmolería Leonesa, de la que era administrador, y le condenó a una sanción de inhabilitación para administrar bienes ajenos durante tres años.

Víctor González Coello: "Es cuestión de tiempo que España vuelva a tener un atentado yihadista"

Cinco meses después, la Audiencia de León rechazo el recurso promovido por González y confirmó la condena mercantil.

La ley califica un concurso de acreedores como "culpable" cuando la generación o la agravación de la situación de insolvencia de la empresa se ha debido a la voluntad o a la culpa grave de sus administradores. La culpabilidad supone una actuación negligente o descuidada del administrador, que no aplica la diligencia exigible en la gestión de la empresa.

En el caso de Marmolería Leonesa, una sociedad dedicada al comercio de mármoles y piedras constituida en 1982, comprada por González en 2007 y administrada por él hasta 2014, el actual dirigente de Vox fue declarado culpable del concurso de acreedores que condujo finalmente a la liquidación de la empresa, cuyos trabajadores quedaron en la calle, según ha adelantado El País.

La sentencia de la Audiencia de León explica que en 2009, ya en plena crisis, González realizó una operación de conversión de créditos frente a la mercantil Petrabor Producción S.L. (de la que Víctor González también era administrador) en participaciones de la misma mediante la ampliación de capital.

El crédito ascendía a 1.944.464,59 euros. De acuerdo con la sentencia, la prima de emisión estuvo "claramente sobrevalorada", de modo que la operación de conversión supuso contablemente una pérdida de 1.408.656,43 euros para Marmolería Leonesa.

"En la secuencia de balances de situación de la concursada en los años 2009 a 2012", explica la sentencia, "no se recoge ninguna modificación en la valoración otorgada a la mencionada participación en Petrabor". El patrimonio de ésta pasó de 3.561.516,54 euros en el año 2009 a 2.413.781,93 euros en el año 2012, hecho que "debió recogerse en la contabilidad de Marmolería Leonesa en relación con las participaciones que en ella tenia y puesto que no se acredita la existencia de plusvalías tácitas".

Lejos de ello, el informe de cuentas de Marmolería Leonesa dejó de reflejar la imagen fiel de la sociedad. "Se han cometido irregularidades contables relevantes para la comprensión de la situación real financiera y patrimonial de la empresa", concluyó la Audiencia de León, cuya sentencia deja constancia de que las expectativas de negocio que había, entre ellas con El Corte Inglés, no se consumaron, pese a lo cual no se modificó la contabilidad.

Los magistrados no sólo confirmaron la declaración del concurso como culpable sino que también se negaron a reducir el tiempo de inhabilitación a que fue condenado Víctor González, al considerar "ponderado" el período de tres años.

En un auto dictado el pasado 17 de enero, la Sala Civil del Supremo inadmitió a trámite el recurso de casación interpuesto por González. El alto tribunal afirmó que ese recurso presentaba una "carencia manifiesta de fundamento" y declaró firme la sentencia de la Audiencia leonesa.