El juez Manuel Marchena.

El juez Manuel Marchena. Efe

Tribunales

Marchena presidirá el Tribunal Supremo y el CGPJ, por lo que no redactará la sentencia del 'procés'

PSOE y PP han cerrado este lunes un acuerdo global para la renovación del Consejo General del Poder Judicial que incluye la elección como presidente de Manuel Marchena, hasta ahora presidente de la Sala Penal del Supremo, tribunal que también presidirá.

La designación de Marchena obligará a modificar la composición del tribunal que juzgará a exmiembros del Gobierno catalán acusados de rebelión por imponer la secesión unilateral de Catalula.

Marchena era hasta ahora presidente de ese tribunal y, además, ponente de la sentencia. Lo que está previsto es que el magistrado progresista Andrés Martínez Arrieta asuma esas funciones como magistrado más antiguo.

Renovación del CGPJ

Tal como ha adelantado EL ESPAÑOL, el Gobierno se ha inclinado en los últimos días a a considerar el nombre del actual presidente de la Sala Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, puesto sobre la mesa por el PP hace dos semanas y que parecía inicialmente descartado a favor de una candidata mujer.

Marchena ha contado dentro del Gobierno con sólidos apoyos que en los últimos días han hecho valer su perfil de reconocida auctoritas y prestigio profesional, algo que se considera esencial dada la situación "bajo mínimos" en que se encuentra la Justicia.

El Gobierno ha tenido en cuenta que el peso de Marchena en el Tribunal Supremo es "incomparable" al de los otros candidatos y aseguran que no es un jurista "ideologizado". De hecho, su carrera en Madrid comenzó de la mano de un exfiscal general socialista, Eligio Hernández.

El pacto fue cerrado en la noche del domingo entre la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por parte del PSOE, y el exministro Rafael Catalá, por el PP. Ambos tienen previsto abordar este lunes la lista definitiva de vocales, ya que, a cambio de la presidencia de Marchena, el PP ha cedido un puesto de vocal a favor de los socialistas.

En el futuro CGPJ habrá, pues, 11 vocales a propuesta del PSOE (que 'cede' uno a Podemos) y 9 a propuesta del PP. El órgano de gobierno de los jueces está integrado por 20 vocales, 12 jueces o magistrados y 8 juristas de reconocida competencia, además del presidente

Delgado y Catalá han negociado sin vetos. En la lista presentada la pasada semana por el PSOE figura por el cupo de juristas el magistrado de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada, redactor de la parte de la sentencia del caso Gürtel  en la que se basó la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy. Los socialistas consideran, no obstante, que De Prada no es realmente candidato suyo sino de Podemos y ésta sería la plaza del CGPJ que 'ceden' a la formación morada.

Podemos reclama una mayor presencia en el órgano de gobierno de los jueces, pero las fuentes parlamentarias consultadas descartan más 'cesiones' al partido de Pablo Iglesias porque ello dejaría en una posición muy debilitada a los socialistas dentro el CGPJ.

El PP decidirá en las próximas horas quién se cae de su lista inicial. Fuentes de la formación señalan que probablemente será un jurista. En los últimos días se ha hablado de la entrada de la fiscal Rosa Rubio en lugar de Pilar Jiménez Bados. El senador Manuel Altava también está en liza, con riesgo para la candidatura del exdiputado José Miguel Castillo.

Respecto a otros nombres ya adelantados, el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu no figura entre los candidatos a vocal titulares sino como suplente. Amigo personal de Dolores Delgado, Andreu ya fue 'sacrificado' como secretario de Justicia por el temor a que aparezcan grabaciones de conversaciones de este magistrado con los comisarios José Manuel Villarejo y Carlos Salamanca, encausados por corrupción.

A la lista de aspirantes por el cupo de juristas se incorporan la catedrática de Derecho del Trabajo de la Universidad de Córdoba Carmen Sáez y el letrado de la Administración de Justicia Luis Martín Contreras, informaron las fuentes parlamentarias consultadas.