La mujer era totalmente dependiente por su enfermedad

La mujer era totalmente dependiente por su enfermedad EFE

Tribunales JUICIO EN MADRID

Abrió el gas y selló la puerta: así quiso matar a su madre con Alzheimer mientras dormía

Un madrileño se enfrenta a 13 años de prisión por intento de asesinato con agravante de parentesco.

Noticias relacionadas

Enrique Blasco despertó el 30 de marzo de 2015 en su domicilio, situado en una calle del sur de Madrid, "resuelto a privar de la vida a su madre" de 74 años y enferma de Alzheimer con la que convivía.

En el mismo domicilio familiar también residía su hermana, que a las 9.50 horas, cuando ocurrieron los hechos, no se encontraba allí. Mientras la anciana dormía en su habitación, su hijo aprovechó para "manipular la llave del calentador y desenroscar las tuercas de la llave de paso de la caldera en la cocina", según se relata en el escrito de acusación de la Fiscalía, lo que provocó el escape de gas buscado.  

Los vecinos, alertados por el olor a gas, alertaron a los bomberos que decidieron desalojar todo el edificio puesto que analizaron el espacio y comprobaron que había gases con una inflamabilidad superior al 100%.

Selló la habitación

El hombre tenía muy claro su objetivo, pues selló el marco de la puerta de la habitación de su madre con cinta adhesiva para que no entrara oxígeno y así "se asfixiara y acabar con su vida", se puede leer en el escrito del Ministerio Fiscal donde se relatan los hechos, por los que se enfrenta a 13 años de prisión por un delito de asesinato con el agravante de parentesco. 

Además, cuando la Policía de Madrid llegó a la vivienda tras la alerta de los vecinos, el procesado no abrió la puerta ante la primera llamada y tardó 10 minutos en hacerlo ante la segunda. 

La mujer sufrió una intoxicación por la que requirió asistencia con ventiloterapia, aunque solo necesitó un día para curar las secuelas. El hombre fue detenido ese mismo día e ingresó en prisión preventiva al día siguiente. Además de pedir 13 años de prisión, la Fiscalía solicita que el hombre tenga prohibición de acercarse a su madre, que ni siquiera puede caminar por el avanzado estado de su enfermedad, durante 18 años y le indemnice con 100 euros por las lesiones.

Durante el juicio, que comienza este martes en la Audiencia de Madrid, comparecerán como testigos los policías locales, nacionales y los bomberos que intervinieron aquel día, así como la médico forense que atendió a la anciana.