Crecidos, y con motivo, por el fallo de la Justicia alemana sobre Puigdemont, los independentistas vuelven a sacar provecho propagandístico de la resolución judicial con auténticas mentiras. Nadie, desde el Estado, lo contrarresta.

El pasado jueves, dos horas antes de que se conociera el mazazo del Tribunal Regional de Schleswig-Holstein al proceso por rebelión que instruye el Tribunal Supremo, la catedrática catalana de Derecho Constitucional Teresa Freixas y el exministro socialista Josep Borrell lamentaban en Madrid la ineficacia del Estado en la "explicación de los hechos" relacionados con el procés y la ausencia de una política de comunicación eficaz. "Hay que ganar la opinión pública", resumió Freixas, que presentaba su último libro 155.Los días que estremecieron Cataluña.