Imagen de una sala de vistas./

Imagen de una sala de vistas./ Efe

Tribunales JUSTICIA

El CGPJ desmonta la denuncia de grupos feministas contra un juez de violencia de género

"No hay ningún indicio sobre su verosimilitud", concluye el promotor de la acción disciplinaria, que critica la queja porque "carece de una mínima concreción".

El promotor de la acción disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial, Ricardo Conde, ha archivado la queja promovida por la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Valencia y otros colectivos feministas contra el juez de violencia de género de Sagunto, Julián Ángel González. El promotor ha concluido que no hay "ningún indicio" objetivamente acreditado que permita dirigir contra el magistrado una actuación disciplinara.

La dirigida contra González fue la primera denuncia impulsada por asociaciones feministas contra jueces que, en su opinión, no dan un "trato adecuado" a las mujeres que denuncian ser víctimas de violencia de género. Después de él fue denunciada la jueza de Arganda (Madrid) María Jesús López Chacón, que ha pedido amparo al CGPJ al considerar que se trata de un "ataque" con el que se pretende condicionar su independencia. Tanto la denuncia como la petición de amparo de la magistrada están pendientes de resolución por el órgano de gobierno de los jueces.

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Sagunto, que tiene atribuida la competencia en materia de violencia de género, fue denunciado porque "mujeres que han sido parte en procedimientos de violencia de género y de derecho de familia seguidos ante este Juzgado, nos han manifestado su malestar por el trato que les ha dispensado su titular". Añadía que las quejas más frecuentes eran"actitudes arrogantes y autoritarias, faltas de respeto y consideración y nula empatía".

Solicitaban al Consejo General del Poder Judicial que "advirtiera a este juez sobre la necesidad de modificar esas actitudes, impropias de un órgano judicial, apercibiéndole de sanción y obligándole a participar en cursos de formación específica en cuestionesrelativas a la igualdad y no discriminación por razón de sexo".

A la vista del contenido del escrito, el promotor de la acción disciplinaria acordó requerir a la asociación que encabezaba la denuncia para que "concretara los hechos que son objeto de la queja -personas, procedimientos, fechas-" con el fin de poder realizar indagaciones.

Denuncia genérica

La asociación contestó que esa concreción "no es posible" ya que las mujeres "no han querido denunciar personalmente por temor a que se pudiera derivar algún perjuicio para ellas, dado que tienen procedimientos abiertos en ese Juzgado".

Para el promotor, esa falta de concreción "imposibilita realizar cualquier labor de constatación" dado que una denuncia genérica e inconcreta no es admisible.

La resolución por la que se archiva la queja -contra la que cabe recurso ante la Comisión Permanente del CGPJ- recuerda las sentencias del Tribunal Supremo exigen que las denuncias contra jueces "ofrezcan una descripción circunstanciada de los hechos, con datos suficientes que demuestren razonablemente la conveniencia de la investigación por exteriorizar los mismos unos mínimos indicios sobre su verosimilitud. Así lo imponen, de un lado, el principio de eficacia administrativa, que conlleva la necesidad de evitar actuaciones gratuitas o innecesarias; y, de otro, el derecho al honor reconocido a todas las personas, incluidas las que forman parte de la Administración de Justicia, que aconseja evitar actuaciones que puedan comprometer públicamente su buen nombre personal y profesional si no existe para ello la debida justificación".

En el caso de la queja contra el magistrado de Sagunto, el promotor de la acción disciplinaria constata que "los hechos a los que se alude carecen de una mínima concreción, esto es, se presentan sin detallar en qué consistieron, ni se dice cuándo tuvieron lugar; tampoco refiere los procedimientos en los que pudo tener lugar una actuación disciplinariamente reprochable".

"No concurre ningún indicio, por mínimo que fuera, sobre la verosimilitud de cuanto se expone susceptible de provocar la intervención comprobadora por parte de este promotor de la acción disciplinaria", dada la respuesta de la primera asociación denunciante en el sentido de que "no es posible" indicar datos concretos.

"Aunque se hace alusión a la existencia de noticias de censuras y quejas en el Ayuntamiento de Sagunto con respecto al denunciado", añade, "no se aporta ningún indicio -por mínimo que fuese- que así lo acredite". Por el contrario, sí se ha difundido un manifiesto de cerca de 40 abogados ejercientes en los Juzgados de Sagunto, la mayoría adcritos al turno de violencia de género, mostrando "su total apoyo al titular del Juzgado, calificándolo de eficaz, resolutivo e independiente".

El comunicado de los letrados consideraba "totalmente infundada" la denuncia contra Julián Ángel González y subrayaba que los abogados se sentían aludidos “pues implícitamente nos consideran consentidores de hechos inciertos”. A su parecer, "no es función judicial tener empatía, sino todo lo contrario. El juez debe mantener la misma consideración y trato a las partes” para “no menospreciar” a una para favorecer a otra.