El exconseller Germá Gordó en otra comparecencia en el TSJC

El exconseller Germá Gordó en otra comparecencia en el TSJC Marta Pérez EFE

Tribunales Caso 3%

Anticorrupción pide que se prohiba salir del país a Germá Gordó

La Guardia Civil requisa el móvil del exconseller de Justicia catalán tras entregarlo voluntariamente. 

Noticias relacionadas

La Fiscalia Anticorrupción ha solicitado al magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que prohíba a salir del país al exconsejero de Justicia y diputado catalán Germá Gordó. El magistrado Carlos Ramos resolverá mañana viernes sobre esta medida cautelar. Asimismo la Guardia Civil ha requerido el móvil de la mano derecha de Artur Mas después de que lo solicitara el Ministerio Público. 

Gordó ha decidido entregar de forma voluntaria el dispositivo. Según fuentes presentes en el interrogatorio, sólo ha puesto a disposición judicial su teléfono móvil oficial y no el personal. 

Las autoridades buscan pruebas que atestigüen que Gordó, junto al tesorero del partido, Andreu Viloca, eran los conseguidores de dinero para la financiación del partido. Esas donaciones, según la investigación, se recibirían as través de las fundaciones vinculadas a Convergencia, principalmente a través de CatDem.

A pesar de que el conocido como 'caso 3%' se siguen en el Juzgado de Instrucción número 1 del Vendrell (Tarragona), bajo la batuta de la Fiscalía Anticorrupción, Gordó debe ser investigado de manera individual al ser actualmente diputado en el Parlamento catalán y, por tanto, aforado. El pasado 20 de julio, cuando el asunto ya estaba en manos del magistrado del TSJC Carlos Ramos, la Guardia Civil acudió al Parlamento y al Palau de la Generalitat en busca de la agenda de Gordó para poder acreditar las reuniones mantenidas con empresarios.

A Gordó se le sitúa en esas reuniones a través de otras agendas incautadas en el marco de la investigación del 'caso 3%', principalmente por la de Viloca y diversos empresarios, investigados por recibir adjudicaciones de manera irregular a cambio de donar una parte de la adjudicación -normalmente el 3% aunque podía variar la cantidad- a favor de Convergencia.

En un informe de incorporado en la causa, la Brigada de Información del Instituto Armado, Gordó llegó a recibir a empresarios en su propio despacho de la Generalitat para tratar sobornos a cambio de mediar para que alcaldes, o directores de empresa pública les facilitaran las adjudicaciones públicas.

Gordó ha sido gerente del partido. En 2010 fue designado secretario de la Generalitat, hasta que en 2010 fue elegido consejero de Justicia del Gobierno catalán y una de las manos derechas del presidente entonces, Artur Mas. Su mujer, Roser Bach, es actualmente vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

"Es el paradigma del tráfico de influencias el hecho de que muchas de esas reuniones de los empresarios tanto con el tesorero Viloca como con el diputado Gordó se hayan producido en la misma sede del CDC en la calle Córcega y de forma un tanto obscena en la propia sede del Palau de la Generalitat de Cataluña", afirmaba la Guardia Civil en un informe dedicado a Gordó y adelantado por este diario.