El exconsejero Francisco Granados, en prisión desde octubre de 2014.

El exconsejero Francisco Granados, en prisión desde octubre de 2014. EFE

Tribunales Caso Púnica

Granados: "Desde pequeño he defendido el interés público"

El exconsejero madrileño niega la existencia de financiación ilegal en el PP y cualquier beneficio ilícito personal.

Noticias relacionadas

El exconsejero madrileño y exnúmero tres de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, no ha tirado de la manta. Su declaración, solicitada voluntariamente, había levantado mucha expectación por la posibilidad de que reconociera que ha cobrado sistemáticamente durante la década que ha ejercido diversos cargos públicos mordidas a cambio de contratos.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, Granados se ha presentado ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que investiga el 'caso Púnica', para negar que tenga oculto dinero en el extranjero a nombre de testaferros. Los investigadores estiman que el exconsejero -en prisión desde octubre de 2014- podría ocultar hasta 20 millones de euros.

Granados se ha presentado voluntariamente para negar todo. Niega que en el PP madrileño existiera una financiación ilegal, niega tener escondido dinero en el extranjero y niega el cobro de comisiones ilegales. El exdirigente 'popular' ha defendido su carrera política. "Desde pequeño he defendido el interés público", ha alegado ante el juez, según informaron fuentes presentes en el interrogatorio.

El magistrado le ha preguntado por los apuntes que había en su agenda personal con supuestos pagos de empresarios que Granados después distribuía parte al PP y parte se la quedaba él. Se trata de la presunta financiación ilegal del partido madrileño y por lo que Velasco tiene una pieza separada con varios investigados, entre ellos el empresario Javier López Madrid y el exgerente del PP madrileño, Beltrán Gutiérrez.

Granados ha negado tal financiación y ha negado las iniciales de empresarios presuntos pagadores. Es más, JLM ha asegurado que no es López Madrid sino José Luis Moreno, un excolaborador suyo. Además, ha sostenido que esos apuntes se deben a pagos en la organización de eventos y fiestas del PP. 

El exnúmero 3 de Aguirre también ha negado el cobro o la intermediación en mordidas. Ha insistido al juez que nunca ha cobrado ningún porcentaje por la adjudicación de obra pública y ha defendido las bondades de su labor tanto en el Ayuntamiento como en la Consejería.

Su exsocio, el empresario David Marjaliza, decidió reconocer numerosos hechos ante el juez para así conseguir la libertad provisional. Entre otros muchos datos aportados al juez y fiscal, el amigo y exsocio de Marjaliza reconoció que había recibido numerosos contratos del Ayuntamiento de Valdemoro cuando Granados era alcalde a cambio de mordidas.

Seguirá en prisión

Sin embargo, Granados ha querido declarar hoy en sede judicial para negar tales hechos. Mantiene que el millón de euros encontrado en el altillo de un armario en casa de sus suegros era suyo pero no tiene su origen en ningún acto ilícito ni proviene del cobro de comisiones ilegales a cambio de adjudicación de contratos. El exnúmero 3 de Aguirre mantiene que ese dinero proviene de su época en el Société Générale, antes de entrar en la vida política. Esa cantidad la tiene en una cuenta en Suiza y cuando fue nombrado consejero de la Comunidad de Madrid decidió cerrar la cuenta para que no hubiera malentendidos.

Pero insiste que ese dinero guardado en Suiza es anterior a su época como político. Juez y Fiscalía estaban pendientes de lo que declara hoy para ver si se podía cambiar su situación de prisión incondicional. Sin embargo, fuentes jurídicas insisten que por ahora la única manera que tiene Granados de salir de la cárcel es decir donde esconde el dinero obtenido por 'mordidas' tanto cuando era alcalde de Valdemoro como cuando fue consejero de la Comunidad de Madrid.

La defensa de Granados sostiene que si en dos años la Guardia Civil no ha encontrado ese supuesto dinero tal vez sea porque realmente no tiene nada en el extranjero ni a nombre de testaferros. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ratificado recientemente su mantenimiento en prisión dadas las sospechas sobre el "elevadísimo patrimonio" que puede tener oculto.