Rodrigo Rato y Miguel Blesa en el banquillo

Rodrigo Rato y Miguel Blesa en el banquillo Chema Moya Efe

Tribunales

El fiscal mantiene la petición de penas de prisión para Rato y Blesa por las 'tarjetas black'

Reclama cuatro años y medio de cárcel y seis años de prisión para el el expresidente de Bankia y el de Caja Madrid por apropiación indebida. 

El fiscal anticorrupción Alejandro Luzón ha mantenido esta mañana, ya como definitiva, la petición de penas de prisión formulada para los principales acusados del caso de las tarjetas 'black' en el escrito de acusación provisional presentado hace diez meses. En el caso del expresidente de Bankia Rodrigo Rato y del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, el fiscal reclama cuatro años y medio de cárcel y seis años de prisión, respectivamente, por apropiación indebida.

Luzón considera que la prueba practicada a lo largo del juicio oral, que comenzó el pasado 26 de septiembre, no ha aportado datos que permitan modificar a la baja sus principales peticiones acusatorias. Tan solo ha rebajado alguna pena para los acusados que han reintegrado el dinero que gastaron con sus tarjetas después del escrito de acusación provisional.

El representante del Ministerio Público mantiene su petición de cuatro años de prisión para el ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga y de dos años de cárcel para el jefe de la Casa del Rey con Juan Carlos I Rafael Spottorno.

También insiste en la acusación y petición de pena (un año y seis meses de cárcel) contra el ex ministro Virgilio Zapatero; contra el empresario Arturo Fernández y contra Javier López Madrid, el amigo del rey Felipe VI a quien la reina Letizia envió por WhatsApp mensajes de apoyo cuando trascendió su implicación en el caso de las tarjetas 'black'.

Para el ex gerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez el fiscal ha rebajado en seis meses la petición de pena, que se queda en dos años de cárcel.

La bajada es mayor en el caso del ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada, el ex consejero del Gobierno madrileño Jesús Pedroche o el economista Alberto Recarte. Para los tres el fiscal pedía inicialmente cuatro años de cárcel, que en el escrito de acusación definitiva ha quedado en dos años y medio de privación de libertad.

El fiscal no ha retirado ninguna de las 65 acusaciones que ha sometido a juicio, aunque durante su informe final podría sugerir al tribunal que imponga a algunos acusados, como Zapatero, una pena mínima o les absuelva.

Para Blesa y Rato son las petición de pena más altas, seis y cuatro años y medio de prisión, respectivamente, por parte del fiscal. El Ministerio Público sostiene que los 66 acusados cargaron a Caja Madrid y Bankia gastos por valor de 12 millones de euros de naturaleza "estrictamente personal" y sin relación alguna con el desempeño de funciones al servicio de la entidad.

Restaurantes, regalos, saunas, viajes, gasolina, alimentacion, joyería... fueron cargados a Caja Madrid o Bankia. El exvicepresidente económico del Gobierno y miembros de su equipo como Ildefonso Sánchez Barcoj o José Manuel Fernández Norniella dispusieron de sus tarjetas 'black' en los mismos días de mayo de 2012 en que se ultimaba un plan de rescate para Bankia que acabó costando 22.400 millones de euros procedentes del erario público.

Incluso ha incrementado alguna petición de pena, como en el caso del ex director general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj, para quien en principio pedía dos años de cárcel que ahora se elevan a dos años y medio.