Niños de espaldas sentados atienden en clase.

Niños de espaldas sentados atienden en clase. EFE/Wolfram Kastl

Sociedad INMERSIÓN LINGÜÍSTICA

Los niños catalanes, al nivel de Nueva Zelanda en comprensión lectora; los de Madrid, como Dinamarca

Los escolares de País Vasco y Cataluña -las comunidades donde se más apostó por la inmersión lingüística- son los que peor comprenden lo que leen.

Los niños catalanes comprenden peor lo que leen en castellano que la media de los niños españoles y mucho peor que los niños madrileños. La comprensión lectora de los alumnos de 9 o 10 años, es decir, que están en cuarto de Primaria, residentes en Cataluña es 24 puntos menor que la de los riojanos o castellano leoneses.

Así lo ha demostrado el Estudio Internacional del Progreso de Competencia Lectora (PIRLS) 2016 que sitúa a España, con 528 puntos de media, a 12 puntos de la media de la OCDE y a 53 de Rusia, el país que mejor parado ha salido del informe. El PIRLS se basa en "un concepto de la lectura que consiste en la capacidad de reflexionar sobre textos escritos y utilizarlos como herramientas para lograr metas individuales y sociales, también conocido como leer para actuar", explica el informe. Un informe que le ha costado a España unos 25.000 euros y en el que han participando 44.595 alumnos de 629 colegios elegidos "de forma aleatoria".

Pero no todas las comunidades autónomas ha tenido los mismos resultados. Las peor calificadas han sido País Vasco (517) y Cataluña (522). Cataluña está a la altura de Nueva Zelanda (549) un país de cuatro millones de habitantes donde hay tres idiomas oficiales, aunque la lengua que más se usa es el inglés. Por su parte, Andalucía (528) es la tercera comunidad a la cola del informe a nivel nacional. La región que mejor nota saca es Madrid (549), que se sitúa a la altura de Dinamarca (547) o Estados Unidos (549). Castilla y León y La Rioja han obtenido 546 puntos, respectivamente, y Asturias 548.

¿El error de la inmersión lingüística? 

Aunque el estudio avisa de que las diferencias menores de cinco puntos no son significativas, la desigualdad del mapa educativo español es muy significativo. Pese a que la media española, según el estudio, es de 528 puntos, las comunidades donde se ha apostado más fuertemente por modelos de inmersión lingüística completa -País Vasco y Cataluña- son donde los niños peor comprenden lo que leen. Eso a una etapa clave en la educación ya que son los dos primeros ciclos de Primaria donde los estudiantes adquieren las competencias clave en lectoescritura. 

Durante estos años los alumnos no sólo aprender a leer y a escribir, sino a relacionarse con el texto. Es decir, aprenden a elaborar un significado, unas ideas, a partir de las ideas más relevantes de los textos y, por tanto, aprenden a diferencias qué es más o menos importante en un escrito. Este proceso de aprendizaje es fundamental ya que marcará todo el desarrollo educativo de los alumnos. Pese a que España está en la media de los países de su entorno, hay un dato muy significativo y es que apenas hay alumnos excelentes (6%) en esta capacidad. Tan sólo el 39% de ellos llega a un nivel alto, es decir, a poder identificar figuras retóricas dentro de un texto o distinguir información relevante en un texto denso.

Además de la lectura educativa, los resultados del PIRLS suponen una curiosidad política. Los últimos presidents catalanes, Artur Mas y Puigdemont, en su recorrido hacia una Cataluña independiente vendían el procés como la creación de la "Dinamarca mediterránea". De hecho, fue a este país donde Puigdemont hizo uno de sus últimos viajes diplomáticos antes del 1-O.

La ruta del independentismo pretendía que Cataluña acabase siendo como el país nórdico con empleo de calidad, paro bajo, salarios altos, un Estado del bienestar robusto y una Educación con los mejores indicadores de Europa. Sin embargo, el proyecto secesionista se ha desinflado tanto política como educacionalmente.