Imagen de la conversación entre March y Salvanes.

Imagen de la conversación entre March y Salvanes.

Sociedad DESAFÍO SEPARATISTA

El consejero de Educación balear insulta a una madre por decir que se adoctrina

Tachó a la mujer de “sectaria”, “impresentable” e “ignorante”.

Ana Delgado

El consejero de educación del Baleares, Martí March (PSOE), insultó el sábado por la tarde a una madre mallorquina que lleva años denunciando el adoctrinamiento catalanista en las islas, Teresa Salvanés.

La conversación se produjo a través de Facebook cuando Salvanés contestó a una publicación del socialista sobre la aplicación del artículo 155, la ciudadana le preguntó sobre los casos de adoctrinamiento catalanista que se producen en Baleares y le pedía su dimisión por permitirlos. “Le puse una captura de una agenda escolar de un instituto público de Andrach, un pueblo de Mallorca, donde recordaban que el 6 de octubre Lluís Companys declaró la república de Cataluña, él me contestó que quién era yo para pedirle su dimisión y que yo desconocía las reglas de la democracia. Fíjate, por pedirle que sea democrático ante todos los casos de acoso que suceden en las islas”, explica Salvanés a EL ESPAÑOL.

A continuación, March llamó a Salvanés “ignorante” y “sectaria”, mientras ella le pedía que se pusiera a trabajar, "para eso le pagamos”. “No es la primera vez que hace estas cosas -cuenta la mallorquina- siempre está en redes sociales poniendo cosas. Hace unos meses yo compartí un artículo sobre un medicamento falso que se vendía en la Universidad de Palma y él me escribió por mensaje privado para callarme la boca, no lo consiguió y este ha sido su segundo paso”.

Libertad de elección

“¿A qué democracia apela si es él quien permite que se adoctrine a los niños y se acose a las familias que no tragan con el nacionalismo?”, se pregunta la mallorquina. Salvanés afirma que el adoctrinamiento político en Baleares es una situación cotidiana: “Mi hijo lo ha sufrido, pero a mí no me callan. Estoy cansada de que pongan la estelada en los colegios en lugar de la bandera balear o la española, de que les enseñen a nuestros hijos los países catalanes como si fueran una realidad o de que se inventen una historia de Cataluña que no existe”.

Uno de los momentos de la conversación.

Uno de los momentos de la conversación.

Salvanés lleva diez años denunciando este tipo de situaciones a través de distintas plataformas e invierte gran parte de su actividad en animar a otros padres para que denuncien las irregularidades que se dan en los centros baleares: “Les digo que no deben que tener miedo de que sus hijos hablen castellano en el colegio, independientemente de las ideas lo primero es la libertad. Yo a mi hijo le exijo que apruebe la asignatura de catalán como aprueba las matemáticas, porque su obligación, cuando está en clase de catalán tiene que hablar siempre en catalán y aprenderlo bien, pero fuera de clase cada uno puede hacer lo que le da la gana”.

“Ahora esto ha saltado al resto de España, pero llevamos años sufriéndolo y denunciándolo. Hay mucha gente que no denuncia porque tiene miedo a las consecuencias, a que marginen a sus hijos en el colegio, pero entre todos somos podemos hacer más fuerza para que se respete la libertad de elección”, relata Salvanés.

March niega el adoctrinamiento

El adoctrinamiento en los colegios de Baleares y Valencia ha sido noticia en las últimas semanas a raíz del desafío separatista catalán y de las manifestaciones a favor del 1-O que docentes de dichas comunidades organizaron con los alumnos. El diputado de Ciudadanos, Toni Cantó, llevó el tema al Congreso para denunciar el intento del independentismo catalán de controlar la Educación.

Cantó explicó cómo en algunos centros los alumnos hacían manualidades tachando la corona del rey. Diversas asociaciones denunciaron a raíz de su intervención situaciones en las que a los escolares se les enseñaba el mapa de los países catalanes, pintaban banderas independentistas o cantaban canciones nacionalistas. Una situación que, afirman, no es nueva.

Ante las palabras de Cantó, el consejero de Educación balear afirmó que en su comunidad no había "ni una sola denuncia real por adoctrinamiento”, algo que para la Fundación Nacional Círculo Balear es “rotundamente falso” ya que ellos mismos han iniciado diversos procedimientos por estas circunstancias. 

Para el presidente de la Fundación Círculo Balear (FNCB), Jorge Campos, "Martí March no está a la altura del cargo que representa demostrando un radicalismo y sectarismo impropio de un miembro del gobierno que debe representar y atender a todos los ciudadanos sean pancatalanistas o no. Los insultos se añaden a una gestión nefasta de la cartera de educación dirigida por nacionalistas. El consejero debería dimitir".

Después de que Salvanés le indicase que guardaría la conversación para denunciar los hechos y estudiar medidas legales contra él, el consejero ocultó la noticia y los comentarios.