El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto al empresario Kike Sarasola.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto al empresario Kike Sarasola. Fernando Alvarado Efe

Sociedad Reproducción asistida

Ciudadanos abandera en solitario la gestación subrogada siempre que sea altruista

Albert Rivera promete llevar la propuesta al Congreso. El resto de partidos pide tiempo para fijar posición.

Ciudadanos ha tomado la delantera en el debate de la gestación subrogada en España con una propuesta de modelo altruista sin compensación económica inspirado en el sistema canadiense. Albert Rivera ha reunido este martes a un centenar de personas en un céntrico hotel de Madrid para abanderar la defensa de esta técnica de reproducción asistida ante la división que genera en el resto de partidos políticos.

“Os puedo prometer una cosa”, ha dicho Rivera. “Vamos a llevarlo al Congreso y vamos a pelearlo para que salga adelante”.

Rivera ha estado acompañado por el empresario Kike Sarasola, padre de dos hijos por gestación subrogada, y el ginecólogo Pedro Fuentes. El momento más emotivo se ha producido con la intervención de Sonia Ruano, una madre que recurrió a este sistema tras sufrir un cáncer.

“El cáncer me robó la posibilidad de gestar, pero no el sueño y la ilusión de ser madre”, ha dicho Ruano, que tuvo que hipotecar su casa para viajar a Estados Unidos.

Ciudadanos ha pedido valentía al resto de grupos para regular un modelo que sea altruista y garantista. La diputada Patricia Reyes ha explicado que este modelo no vulnera la dignidad de las mujeres, porque no hay compensación económica ni negocio ni se comercializa con los seres humanos.

La madre decide libremente

“Con un modelo altruista cerramos la puerta a empresas 'low cost' que vulneran los derechos de las personas”, ha dicho Reyes. “El modelo que propone Ciudadanos permite a la mujer tomar la decisión de manera libre y generosa”.

“No puede ser que lo más bonito que hay en la vida que es ser padre dependa del dinero de tu cuenta corriente”, ha añadido Rivera. “No es justo”.

Sarasola también se ha emocionado recordando el proceso que siguió en Estados Unidos para ser padre de dos hijos con su marido. En su opinión, España ha regulado en el pasado el divorcio o el aborto y ha asegurado que no hay motivo para hacer lo mismo ahora con la gestación subrogada.

El doctor Fuentes ha dicho que muchas mujeres con cáncer acaban padeciendo infertilidad y que esta técnica es simplemente un “acto de amor” y no lo que quieren vender algunos.

La gestación subrogada, que originalmente se conocía con el nombre de vientre de alquiler, no está permitida en España. Muchas parejas han recurrido a esta técnica en países donde está autorizado, pero gastando grandes cantidades de dinero. A veces han existido problemas de inscripción de los niños en los registros. Esta opción goza de un amplio apoyo en el colectivo LGTBI, pero divide a las organizaciones feministas. Algunas de ellas lo interpretan como una mercantilización del cuerpo.

Ciudadanos fue el único de los cuatro grandes partidos que se comprometió a promover una ley en su programa electoral del 26-J. En diciembre, el grupo naranja registró una iniciativa en el Congreso para que los padres y madres de menores nacidos por gestación subrogada pudieran disfrutar también de prestaciones por maternidad y paternidad. Ciudadanos también presentó una proposición no de ley en la Asamblea de Madrid. Entonces la iniciativa dejaba la puerta abierta a una posible compensación económica a la madre gestante.

Los grupos parlamentarios esquivan el debate

El acto de Ciudadanos se ha producido en vísperas de los congresos de PP y Podemos. En el Partido Popular aún no hay una postura definida. El responsable de la ponencia social de la formación, Javier Maroto, se ha mostrado a favor de adaptar la regulación a "la realidad" de quienes han creado así su familia, en línea con la opinión de líderes como Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes. Sin embargo, no se ha incluido esta propuesta en el documento que se someterá a debate en el congreso del partido el próximo fin de semana.

Los socialistas, por su parte, están en contra de “cualquier regulación que suponga la comercialización del cuerpo de la mujer”, según ha explicado a este diario Soraya Vega, miembro de la Gestora, la dirección provisional del partido. En el partido “hay debate”, reconoce la dirigente, pero el PSOE nunca permitirá “la mercantilización” de la mujer, que constituye un mecanismo de “explotación”, según ella. “Todo el mundo tiene el derecho a formar una familia, pero no a cualquier precio”, señala.

En la categoría de “mercantilización” entrarían las altas sumas que perciben en algunos países las madres y los equipos médicos y legales a cambio de gestar a un hijo para otros padre o madre. En lo que el PSOE no es tajante es en la “donación” o gestación voluntaria. “Sobre esa posibilidad, reconocida en países de nuestro entorno, hay un debate abierto y vamos a reflexionar en el marco de este proceso precongresual”, ha dicho Vega en relación al cónclave socialista de junio, donde se definirán las nuevas líneas programáticas del partido. “Pero hay muchos asuntos que considerar como el impacto psicológico y físico para la mujer”. “No es, ni de lejos, el reto más importante. Antes deberíamos reflexionar sobre la situación de los niños en nuestro país y fuera y fomentar sistemas de adopción”, ha añadido.

Debate urgente en Podemos

La diputada Sofía Castañón ha dicho a EL ESPAÑOL que "en el grupo confederal de Unidos Podemos la postura que tenemos es mantener un debate sobre este asunto tan complejo". "Es un debate abierto que tenemos que tener con todos los grupos implicados en ello", ha explicado.

Para Castañón se trata de "un debate urgente" que no debe tenerse solo desde la óptica institucional, porque tienen que intervenir "los movimientos sociales, incluidos los grupos feministas, que tienen posturas enfrentadas en este asunto". Por ello, desde el punto de vista institucional en Unidos Podemos todavía no han movido ficha. "Primero es el debate", insisten.