Carles Puigdemont y Toni Comín, en el gallinero del hemiciclo de la Eurocámara

Carles Puigdemont y Toni Comín, en el gallinero del hemiciclo de la Eurocámara EFE

Política

La Eurocámara activa el suplicatorio contra Puigdemont, primer paso para retirarle la inmunidad

Los principales grupos políticos -populares, socialistas y liberales- apoyan el suplicatorio, aunque la tramitación se alargará meses.

Bruselas

Noticias relacionadas

La primera semana de Carles Puigdemont y Toni Comín como eurodiputados de pleno derecho en Estrasburgo termina con malas noticias para sus aspiraciones. El Parlamento Europeo ha activado este jueves el suplicatorio remitido por el Tribunal Supremo y ha iniciado el procedimiento para levantar la inmunidad a los dos y permitir que siga el proceso penal contra ellos en España por sedición y malversación por su papel en el referéndum ilegal del 1-O y la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017.

"Las autoridades españolas han enviado una petición oficial al presidente (de la Eurocámara) para levantar la inmunidad de Carles Puigdemont y Toni Comín con el fin de continuar los procedimientos legales contra estos dos miembros del Parlamento Europeo. De acuerdo con las reglas, este expediente se enviará a la comisión de Asuntos Jurídicos, que es la competente", ha anunciado una de las vicepresidentas de la Eurocámara, la polaca Ewa Kopacz, al inicio del pleno de este jueves.

Este anuncio da el pistoletazo de salida para levantar la inmunidad de Puigdemont y Comín y permitir que se siga tramitando la euroorden contra ellos que el juez Pablo Llarena ha remitido a Bélgica, donde están fugados desde octubre de 2017. La justicia belga ha paralizado la euroorden a la espera de que se aclare la cuestión de la inmunidad, pero una decisión positiva de la Eurocámara facilitaría la entrega a España.

Las tres principales familias políticas -populares, socialistas y liberales- ya han anunciado que darán su apoyo al suplicatorio, lo que en principio garantiza su aprobación ya que se requiere mayoría simple.

La tramitación de los suplicatorios en la Eurocámara tarda una media de seis meses, aunque fuentes parlamentarias avisan de que el caso de Puigdemont y Comín podría alargarse hasta un año debido a su fuerte carga política. De los cerca de 50 suplicatorios tramitados la pasada legislatura, el 92% fueron aprobados con normalidad.

El siguiente paso ahora es que la comisión de Asuntos Jurídicos designe a un ponente, que no puede ser español ni del mismo grupo que Puigdemont y Comín. Esto podría ocurrir ya a finales de enero. Los eurodiputados pueden pedir toda la información que estimen oportuna. Además, los dos líderes independentistas tienen derecho a ser oídos y presentar todos los documentos o elementos de prueba escrita que consideren oportuno. Todo ello a puerta cerrada.

Al final del proceso, la comisión de Asuntos Jurídicos aprobará un dictamen recomendando que se apruebe o desestime el suplicatorio, es decir, que la Eurocámara suspenda o mantenga su inmunidad. La decisión final es del pleno y se aprueba por mayoría simple. 

Puigdemont tratará de tumbar la petición

Puigdemont ha asegurado que tratará de tumbar la petición de levantamiento de su inmunidad. "No damos nada por perdido. Lo vamos a luchar", sostiene. Y ha retado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que dé instrucciones a los eurodiputados del PSOE para que rechacen el suplicatorio. A su juicio, esa sería la verdadera prueba de la sinceridad de su apuesta por el diálogo y la desjudicialización de la crisis catalana.

"¿El PSOE votará al lado de Vox? Una ultraderecha que es acusación particular en una causa política, porque si no un partido político no haría de acusación particular. La pregunta es esta. ¿Los aspavientos que han hecho con la investidura de Sánchez eran puro teatro?", ha dicho el expresidente catalán.

Sin embargo, la primera semana de Puigdemont y Comín en Estrasburgo ha dejado al descubierto su soledad y la indiferencia general del resto de eurodiputados. El grupo de los Verdes, al que han pedido entrar, les rechaza por sus tratos con los ultras flamencos de la N-VA. Por eso no han podido inscribirse en ninguna familia política y están en el gallinero del hemiciclo. Sólo les ha hecho caso el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, que sostiene que se les aisla porque son euroescépticos y otros partidos nacionalistas y secesionistas de la UE.

La líder de los socialistas europeos, Iratxe García, ha indicado que su grupo apoyará el suplicatorio contra Puigdemont pese a los acuerdos de Sánchez con Esquerra Republicana. "Una cosa es entender que necesitamos trabajar desde el diálogo para buscar una solución política y otra cosa es permitir que la justicia trabaje. Y no son incompatibles estas dos cuestiones ni deben serlo. Porque no podemos ser selectivos en la defensa del Estado de derecho", ha insistido la líder socialista.

Por su parte, el presidente de los populares europeos, el alemán Manfred Weber, ha dejado claro que su grupo votará a favor del suplicatorio contra Puigdemont. "Si las autoridades españolas nos piden levantar la inmunidad, mi partido está dispuesto a hacerlo. Por el momento no veo a nadie que se oponga a esto. La justicia debe tener el derecho a hacer su trabajo cuando se trata de problemas tan difíciles", ha asegurado Weber.

También Luis Garicano explicó este lunes que Ciudadanos está haciendo "pedagogía" y desmontando las "contradicciones y mentiras" de los independentistas catalanes, por lo que confía contar con el apoyo del grupo liberal Renew para el suplicatorio.