Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos.

Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos. ADP

Política INVESTIDURA DE PEDRO SÁNCHEZ

Monedero: "Podemos se está quedando sin referentes, y yo voy a tomar más protagonismo"

El fundador de Podemos advierte a Iglesias de que entrar en el Gobierno está provocando "contradicciones con el programa de máximos del partido".

Noticias relacionadas

Minutos antes de que el Rey entrara en los salones de todos los españoles antes de cenar en Nochebuena, lo intentaba hacer Juan Carlos Monedero, fundador y alma de Podemos. Disfrazado como un Papá Noel "más rojo que ninguno", el amigo y confesor de Pablo Iglesias repartía críticas a todo el abanico político, incluyendo -por supuesto- a Felipe VI pero también -y ésta es la novedad- a su propio líder: "¿Competirán entre Sánchez e Iglesias a ver quién hace el elogio más elogioso del Borbón?".

En la formación morada hay desazón por las múltiples y sonoras "cesiones" que está haciendo Iglesias para asegurar su entrada en el Gobierno. "Quede claro que es el partido el que ha votado entrar en el Ejecutivo", apunta Monedero en declaraciones a este periódico, "yo mismo me he desangrado por conseguirlo en estos seis años". Pero ese toque de atención al secretario general no era el primero ni será el último: "Era una maldad, pero una maldad amable", explica el profesor de Ciencia Política, "el partido se está quedando sin referentes, y yo voy a tomar más protagonismo".

Lo que no aclara es a modo de qué, porque Monedero quiere mantener su libertad para decir lo que le dé la gana -"que no es poco en los tiempos que corren"- y, sobre todo, el "espacio político de reflexión y debate" en el que se mueve cómodamente desde que salió de los órganos de dirección de la formación que ayudó a fundar hace ahora ya casi seis años.

Mensaje de Navidad de Juan Carlos Monedero.

Cuando en la mañana de Navidad le tocaba a los partidos políticos arrimar el ascua del discurso del Monarca a su sardina, se entendió un poco todo lo que decía Monedero. Por primera vez desde que la formación abiertamente republicana, revolucionaria y enmendadora del régimen del 78 entró en la vida política española, fueron ellos los que se arrimaron al Rey.

Al calor del Gobierno, Podemos está virando su discurso, tornándose institucional y, así, Pablo Echenique, fiel escudero de Iglesias, glosó al Monarca -efectivamente, como se había vaticinado- en términos elogiosos: "Ha rectificado, en contra de lo que hizo hace dos años, el Jefe del Estado ha demostrado mejor olfato político esta vez".

Podemos aplaude al rey por "rectificar" y demostrar "mejor olfato político"

"Dos pasos por delante"

Monedero no es que esté en contra de caer en estas contradicciones, pero quiere ejercer su rol de demiurgo podemita, guardián de las ideas, maestro de las esencias. "Soy el mayor en el partido, cuando lo fundamos yo ya era un hombre hecho y derecho, así que esto no me ha cambiado", explica, "y mi papel es estar siempre dos pasos por delante".

En sus horas de reflexión, el profesor universitario ha concluido que por fin Podemos estará "en los cuatro escenarios" de la vida política que él define: la sociedad civil, el propio partido, el grupo parlamentario y el Ejecutivo. "Y lo más importante es el partido", se reafirma, "por eso hace falta que haya una voz que complete el discurso", ahora que Pablo e Irene Montero se van al Gobierno, al tiempo que Echenique y Noelia Vera llevarán el trabajo en el Congreso. "Yo tengo que hacer las advertencias, porque el espacio de gobernabilidad te sitúa en un lugar en el que lo institucional prima".

Como el Eurocomunismo en los 80

En Moncloa, Monedero ve que Iglesias y Montero tendrán que plegarse a la "correlación de fuerzas". La formación de izquierda radical debe hacer, en su opinión, una reflexión como la que hizo el Eurocomunismo en los 70 y en los 80, porque entrar en el Gobierno de la cuarta potencia del euro les obligará a determinadas cosas "que no son coincidentes con los planteamientos del partido, que tiene un programa de máximos".

Así que para no irse alejando más -hoy los morados tienen la mitad de diputados que hace dos años- de la sociedad civil, "que reclama soluciones más inmediatas" de las que podrán darles, Monedero quiere completar el mensaje.

-¿Un Pepito Grillo?

-No, esa figura de listillo criticón no me gusta.

-¿Una especie de Arzallus, marcando el camino al lehendakari?

-...lo que hay es una contradicción evidente, que yo voy a tratar de explicar.

Nunca un partido que se está acercando al poder se divide. Y menos en el caso de los morados, que hace menos de un año pasaron su peor crisis, cuando la "traición" de Íñigo Errejón -para quien también hubo pescozones en el mensaje de Navidad de Monedero-. Pero lo que sí que hay es desazón por verse reflejados en el cambio de la chaqueta de pana a la cazadora de ante de cuando Felipe González llegó a Moncloa.

"Que funcione"

Eso ha abierto grifos por los que varias fuentes internas emanan sus disidencias y dudas respecto a la coalición con el PSOE para ir al Consejo de Ministros. Pero no para quienes dirigen el partido: "En un contexto de crisis del modelo neoliberal, de crisis climática y migratoria, las soluciones de la extrema derecha y la neoliberal son muy brutas", predica Monedero, "y tenemos la responsabilidad de construir algo diferente, que sea creíble... y que funcione".

Precisamente eso es lo que señalan los críticos. Que de la mano del PSOE no se puede hacer ese cambio radical de las políticas. Que ya se ha cedido demasiado: que no habrá intervención del mercado de los alquileres, que no habrá empresa pública energética ni impuesto especial para la banca, que no se derogará la reforma laboral... "Desde el gobierno, ni Pablo ni Irene tendrán tiempo de seguir construyendo la reflexión que necesita Podemos", alega su líder ideológico, "no se puede estar en misa y repicando... y yo quiero estar repicando".

Podemos Andalucía vuelve a amenazar

Pero ni el liderazgo del secretario general y su portavoz ni la inspiración del fundador le bastan al ala más crítica. Desde Aragón hubo conatos de rebelión con las listas para el 10-N, y éstos se convirtieron en desafíos abiertos desde Andalucía. Teresa Rodríguez ha aprovechado el cambio de año y el silencio táctico autoimpuesto por Iglesias y todos los dirigentes de Podemos -"no hay que estropear la coalición"- para filtrar que ya ha registrado la marca Adelante Andalucía como partido político en el Ministerio del Interior.

Mitín de Teresa Rodríguez con Pablo Iglesias en Córdoba para las elecciones autonómicas del 2-D.

Mitín de Teresa Rodríguez con Pablo Iglesias en Córdoba para las elecciones autonómicas del 2-D.

Alega la dirección de Podemos Andalucía, en manos de Anticapitalistas, que lo han hecho por simple "seguridad jurídica sobre el proyecto de unidad que significa" dicho nombre. Es decir, para que nadie se lo quite. Pero si el hecho ocurrió ante del 10-N, según Europa Press, ¿por qué lanzar la noticia ahora?

Fuentes internas de la dirección en Madrid le quitan hierro a los movimientos díscolos de Rodríguez: "Esto es un partido coral, de bases, asambleario, pero ella sabe que sin el foco que atrae Pablo Iglesias nada le funcionaría". Y añaden que sus disidencias son más de cara a la galería que reales. "Otra cosa es que quiera legítimamente más autonomía de decisión", apuntan, "y eso se puede discutir en los documentos del próximo Vistalegre".

¿Eso es que se acerca el tercer congreso del partido? Las fuentes lo niegan, pero los movimientos ya están en marcha: Iglesias, vicepresidente, a punto de cumplir el tope de mandatos según los estatutos, no deja de vaticinar que "la próxima líder de Podemos será una mujer". Todos dan por hecho que está sembrando para que le suceda Irene Montero, a la sazón su pareja. Pero nadie quiere quedarse fuera del juego.

Tampoco Monedero, cuyo papel de inspirador, amigo y confesor del líder es el que es mientras éste sea Iglesias. Después será otro Podemos.