Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos.

Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos. ADP

Política CAMINO AL 10-N

Podemos Aragón utiliza el auge de Errejón para intentar apartar a Echenique de sus listas

Escartín, secretario regional, reclama que "los candidatos no los imponga Madrid" aprovechando que la Chunta pone condiciones para la confluencia.

Pablo Echenique, cabeza de cartel de Podemos en Zaragoza el 28-A, fue el candidato más votado por los militantes en las primarias para las elecciones generales del 28 de abril. Al menos, si dejamos a un lado a los líderes máximos, Pablo Iglesias e Irene Montero. Pero parece que el líder de la formación morada en Aragón, Nacho Escartín, no se quedó a gusto con esa suerte de bicefalia que lo deja aparcado en el aparato orgánico y lejos de los focos que alumbran al diputado y secretario de Acción de Gobierno.

El auge de Íñigo Errejón está provocando movimientos telúricos por todos los territorios en los que Podemos no tiene una estructura completamente estable. Y las peleas en Aragón llevan años latentes, resurgiendo cada poco tiempo. Los cantos de sirena que han lanzado tanto los morados como los de Más Madrid a la Chunta Aragonesista (CHA) para que se presente con ellos en confluencia el 10-N ha reabierto la discusión por las listas.

Eso, y los movimientos independentistas de Teresa Rodríguez en Podemos Andalucía. La lideresa regional ha reclamado grupo parlamentario propio y autonomía absoluta para la confección de listas. 

Nacho Escartín, secretario general de Aragón, se ha unido a ese coro afirmando este miércoles que "sería bueno que los candidatos no sean impuestos desde Madrid". Pero con mucho menos poder orgánico y, sobre todo, apoyo electoral. El resultado de su organización en las últimas autonómicas fue un descalabro: exactamente la mitad de votos que en las generales, sólo un mes después. De 102.000 con Echenique en los carteles a 53.000 sin él.

La Chunta entra en juego

Pero a pesar de que no hay tiempo real para poder organizar unas nuevas primarias, Escartín ha pedido el foco, aprovechando que la CHA tampoco quiere a Echenique encabezando las listas si es que los morados quieren ser los elegidos en su batalla con Errejón por ganarse sus votos en la región.

Y es que Echenique es también el principal escollo, como ha explicado el presidente de la formación nacionalista aragonesa, José Luis Soro, esta misma mañana. "Decidiremos este viernes, en el Comité Nacional convocado para las 19,00 horas, pero desde ya advertimos que el espacio de Errejón no ha formado parte del problema que nos ha llevado a repetir elecciones, y que Echenique como cabeza de lista es un grave problema para nosotros".

La dirección de Podemos a nivel estatal no va a responder oficialmente a las reclamaciones de Escartín. Simplemente, se ha limitado a recordarle que, como saben todos los inscritos, las primarias para las elecciones generales están hechas desde hace meses, y obviamente -tal y como sucedió el 26-J con la anterior repetición electoral- todas las candidaturas de Unidas Podemos van a ser las mismas que el 28-A porque éste es el mismo ciclo electoral.

La celebración de nuevas primarias está y estaba descartada desde el principio por la dirección estatal de Podemos. De hecho, éstas se convocaron con mucha antelación, en diciembre del año pasado, en previsión de que la debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez pudiera hacerlo caer, como efectivamente ocurrió en febrero. Entonces se conformaron las candidaturas. Y desde la sede de Madrid le han enviado a Escartín un recordatorio de qué quiere decir ser "el partido de la gente": los datos del apoyo a Echenique por parte de los inscritos. En las primarias sumó entonces 6.252.192 puntos, el 72,55% del total.