José Luis Ábalos en Valencia antes de su reunión con Compromís.

José Luis Ábalos en Valencia antes de su reunión con Compromís. EP

Política

Ábalos asegura que no teme la desmovilización porque "a la hora de la verdad la gente votará"

El ministro de Fomento en funciones mantiene que la coalición de los dos partidos tiene "una experiencia que demostró su complicación".

Noticias relacionadas

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha asegurado este domingo que el PSOE no tiene intención de repetir las elecciones el próximo 10 de noviembre, aunque en las filas socialistas no tienen miedo a que el votante de izquierda se desmovilice en caso de que el país se vea abocado a unos cómicios porque "a la hora de la verdad, la gente votará". 

En una entrevista en el diario La Razón, Ábalos ha reconocido que en el PSOE saben que en si Pedro Sánchez no sale investido presidente y hay nuevas elecciones "lo normal es que la gente exprese su decepción porque ya ha votado".

Preguntado por la investidura, el secretario de Organización del PSOE espera que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "no niegue" tres veces al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, "por el bien del país", de los dos partidos y de los "que no quieren hostilidad entre formaciones de izquierdas".

El ministro de Fomento en funciones mantiene que la coalición de los dos partidos tiene "una experiencia que demostró su complicación" y advierte de que "cuando inicias una aventura pones lo mejor" y que "los problemas vienen después".

"Si empezamos así imagínese los problemas que podemos tener", aventura Ábalos, quien cree que la disparidad "está en la concepción del Estado" y sostiene que "construir una relación de lealtad, significa invertir en confianza no en desconfianza". Por eso, considera que "no se pueden permitir algunas reacciones o respuestas".

Ábalos también se ha pronunciado respecto a la situación de la organización humanitaria Open Arms y el rescate de personas en el Mediterráneo. "El Open Arms nunca nos pidió desembarcar en España y ante la cerrazón de las autoridades italianas se les ofreció venir. Su argumento fue que éramos el primer puerto cercano y seguro, y que la embarcación no tenía condiciones para el transporte". 

El ministro de Fomento reconoce que el rescate de migrantes es una tarea humanitaria, pero las organizaciones deben "ajustarte a condicionamientos o requisitos, y ver qué terceros son afectados".