Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. ADP

Política

La "contracumbre" del G-7 reúne a Otegi y Podemos para empañar la foto de Sánchez con Macron

Los actos celebrados entre Irún y Hendaya abren una nueva brecha de entendimiento entre Iglesias y Sánchez.

Noticias relacionadas

Nuevo obstáculo para el entendimiento entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a un mes de la disolución de las Cortes. Unidas Podemos se ha sumado a la celebración de la "contracumbre" del G-7 que se celebra desde el miércoles y hasta el domingo en Irún y Hendaya. El evento reivindicativo reunirá a organizaciones y partidos de diversa índole para protestar contra el "modelo neoliberal" que promueve el Grupo de los Siete, que reúne desde el sábado en Biarritz a los siete países de mayo peso político y económico del mundo. 

En esta ocasión, el cónclave tendrá a España como país invitado a instancias del anfitrión, Emmanuel Macron. El presidente en funciones, Pedro Sánchez, inaugura así el curso político con un acto de gran calado internacional. Se trata de la segunda vez que España está representada en este selecto club. En 2009 José Luis Rodríguez Zapatero acudió al G-8 (entonces con Vladimir Putin) en L'Aquila (Italia). 

La codiciada foto de Sánchez con Macron, Merkel, Trudeau o Trump, entre otros jefes de Estado, podría verse empañada por la presencia de cuatro diputados de la formación de Pablo Iglesias en esta "contracumbre" al otro lado de la frontera. Y todo en la cuenta atrás para evitar una repetición electoral.

Biarritz se blinda ante la cumbre del G7.

Los enviados de Iglesias

Juan López de Uralde, Pilar Garrido, Roberto Uriarte y Miren Gorrotxategi, diputados en el Congreso, son los cuatro enviados de Iglesias a esta cita en la que pretenden denunciar "la inacción de los países más poderosos que están llevando a la humanidad a una situación peligrosa", en palabras de Uralde. El parlamentario de Equo por Álava -que sonó para ministro de Transición Ecológica durante la negociación fallida de julio- ha argumentado su presencia en la "contracumbre" para levantar la voz contra "las excusas y la falta de acción" del G-7 en la lucha contra el cambio climático. 

Al margen de la presencia de los cuatro parlamentarios de Podemos en los actos y conferencias de la "contracumbre", otros destacados dirigentes de la coalición de Unidas Podemos apoyan esta convocatoria que competirá con el cónclave de Biarritz en el que estará Sánchez. 

Izquierda Unida, integrada en la coalición electoral Unidas Podemos, ha acusado a los dirigentes políticos que participan en el G-7 de ser responsables de las guerras y del expolio de recursos que "obligan a migrar a millones de personas de países empobrecidos". Un comunicado recogido por Europa Press, la formación política liderada por Alberto Garzón, señala que la reunión de Biarritz supone la "prolongación de políticas liberales y militaristas". 

En la amalgama de actos de la "contracumbre" también participarán grupos antisistema, como 'G-7 Ez', plataforma cercana a la izquierda abertzale. De hecho, durante la presentación de los actos del movimiento contra el G7 ha ejercido como portavoz el hijo de ‘Josu Ternera’, el históŕico dirigente de ETA. Además, Arnaldo Otegi, también participa en una de las conferencias este viernes. 

La presencia en los mismos actos del líder de Bildu, el hijo de un terrorista y diputados de Podemos se produce al tiempo que se deterioran las relaciones entre el PSOE y el partido que tiene la llave para facilitar un Gobierno de izquierdas. La rentrée de Sánchez e Iglesias ha constatado la distancia que mantienen ambos líderes. A la incómoda presencia de los "socios preferentes" en esta "contracumbre" se suman los reproches a la gestión de la crisis del 'Open Arms' o la negativa a la nueva propuesta de un Gobierno de coalición lanzada por Podemos. Una oferta que Ferraz se apresuró a desehechar por "inviable".