Política

Dimite la dirección de Podemos en Castilla-La Mancha tras el fracaso del 26-M

El partido queda ahora en manos de una gestora hasta que se reorganice la dirección.

La secretaria de Organización de Podemos Castilla-La Mancha, María Díaz, ha remitido por carta a su homólogo nacional, Pablo Echenique, para comunicarle que el Consejo Ciudadano de la formación en la región dimite en bloque tras los malos resultados de las pasadas elecciones autonómicas, en la que perdieron los dos diputados que tenían en las Cortes castellano-manchegos.

Según la carta, esta decisión fue tomada tras la reunión celebrada este mismo martes por parte del Consejo de Coordinación.

"Dados los resultados electorales en Castilla-La Mancha y una vez realizado el análisis pertinente por parte de este órgano, todos los consejeros que lo conforman presentan su dimisión de todos sus cargos y, por lo tanto, solicita que se constituya una Gestora por parte de la dirección estatal que asuma sus funciones", añade la misiva. Esta gestora se deberá hacer cargo de los mandos de Podemos hasta la celebración de una nueva Asamblea Ciudadana Autonómica.

Carmen Usero, miembro del Consejo Ciudadano, quiso confirmar la noticia a través de Twitter: "Podemos en Castilla-La Mancha ha muerto. Juego de Tronos acabó mejor".

Se da la circunstancia de que Podemos Castilla-La Mancha había sido el único territorio del partido morado que había llegado a formar parte de un gobierno regional en España. Desde agosto de 2017 hasta la actualidad, su líder José García Molina, era vicepresidente segundo, e Inmaculada Herranz se hizo cargo de la Consejería Encargada de la Coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas, de nueva creación.