Manuel Cruz, futuro presidente del Senado, junto a Meritxell Batet en un acto del PSC.

Manuel Cruz, futuro presidente del Senado, junto a Meritxell Batet en un acto del PSC. Quique García EFE Barcelona

Política

Manuel Cruz, nuevo presidente del Senado, diana de los separatistas por criticar a TV3

El senador ha denunciado el sectarismo de TV3 e incluso ha llevado a la cadena ante el Consejo del Audiovisual de Cataluña, sin éxito. 

"¿Estamos entre amigos, no? A mí el estómago me da, cada día, sólo para ver los titulares de los telenoticias de TV3. Ya no aguanto más". Esta frase de Manuel Cruz, pronunciada el pasado 14 de enero durante la presentación del libro La deriva reaccionaria de la izquierda de Félix Ovejero en la librería Laie de Barcelona, ha servido para que medios y simpatizantes independentistas hayan arremetido contra el desde este martes nuevo presidente del Senado. 

Dos vídeos revelan la fobia del futuro presidente del Senado español contra TV3, titulaba a media tarde el diario digital nacionalista VilaWeb. En realidad, VilaWeb tergiversa las palabras de Cruz puesto que en el vídeo éste no pronuncia en ningún momento las palabras que se le atribuyen –"cada día sólo me siento capaz de ver sólo cinco titulares del Telenoticias de TV3"–, pero sí es cierto que el senador del PSC no ha tenido jamás palabras amables para TV3.

"Odiar el catalán y Cataluña. El PSC es un desastre", decía un usuario separatista de Twitter tras la publicación del vídeo. Otro le preguntaba a Joan Tardà: "¿A un antiindependentista obsesionado con el cierre de la televisión pública catalana le consideras progresista y dialogante? No olvides que es socialista, no es como vosotros". Tardà, en efecto, había dicho poco antes en Twitter que Cruz es una persona "excelente, progresista y dialogante".

Las críticas de Cruz contra TV3 vienen de lejos. En diciembre de 2017, por ejemplo, durante una entrevista concedida al diario constitucionalista El Catalán, dijo lo siguiente: "TV3 se ha convertido durante el procés en la correa de transmisión de las consignas de los partidos independentistas hasta el menor detalle y sin el menor pudor. No dudo en absoluto de que TV3 esté llena de magníficos periodistas. Lo que sí afirmo es que no ejercen de tales cuando se comportan de una determinada manera. De una manera que en aquella casa se ha convertido en norma".

En 2014, entrevistado por El Gran Wyoming en La Sexta, Manuel Cruz se quejaba del tratamiento concedido a Josep Antoni Duran i Lleida. "El espacio público catalán ejerce una presión importante. En los telediarios de la televisión pública catalana la noticia de la amenaza de dimisión de Duran i Lleida iba en tercer lugar. En primer lugar iba una noticia de los castellers y en segundo lugar otra que no recuerdo, pero eso ya da una idea de cómo se presenta la realidad [en TV3]". 

También en 2014, el futuro presidente del Senado denunció a la colaboradora de la cadena pública catalana Empar Moliner frente al Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) por lo que consideró unas burlas hacia su persona. El CAC se negó a ampararle y esa decisión provocó a su vez las quejas de la escritora Laura Freixas, miembro, como Manuel Cruz, de la plataforma Federalistes d'Esquerres. 

A los pocos días, Manuel Cruz publicó un artículo en El País titulado Matonismo de buen rollo. En él, el senador comparaba a Empar Moliner con el paleto de pueblo del famoso gag de Miguel Gila. En el artículo, decía esto: "Desde hace un tiempo se habla mucho de la movilización independentista que está teniendo lugar en Cataluña calificándola de cívica, tolerante, pacífica y... alegre. (…) Algún responsable político de este país debería darse cuenta de que estamos bordeando peligrosamente el matonismo. O tal vez sea peor, y los hay que llevan rato acampados en él. Eso sí: de buen rollito".