Enric Milló, exdelegado del Gobierno en Cataluña.

Enric Milló, exdelegado del Gobierno en Cataluña. EFE

Política

Enric Millo ficha como responsable de Acción Exterior de la Junta de Andalucía

El exdelegado de Gobierno del PP en Cataluña ocupará un cargo de nueva creación designado directamente por Juan Manuel Moreno Bonilla.

Delegado del Gobierno de Mariano Rajoy en Cataluña desde 2016 y hasta 2018, Enric Millo ha sido uno de los políticos que más ha sufrido la presión del secesionismo catalán durante el 'procés'. Sustituido por la socialista Teresa Cunillera tras la moción de censura y olvidado por el PP de Casado, acaba de ser repescado por Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de Andalucía, como Secretario General de Acción Exterior de la Junta ante la Unión Europea y para asuntos internacionales.

Se trata de un cargo de nueva creación y curiosamente depende de la Consejería de Presidencia, que está bajo control del Partido Popular. Además, al igual que Moreno Bonilla, Millo siempre ha sido considerado uno de los leales a Soraya Sáenz de Santamaría, por lo que su paso a un segundo plano dentro del grupo popular con la victoria de Pablo Casado en la primarias populares se entendió dentro de esa rivalidad.

A partir de ahora, el exdiputado de UCD y del PP por Gerona será el responsable de modular las relaciones de la Junta con Unión Europea en materias de cooperación política y territorial tanto a nivel europeo como en su relación con el resto de autonomías. Además, será el encargado de negociar con Marruecos y Portugal en materia fronteriza y tendrá asimismo labores diplomáticas en lo relativo a la construcción de relaciones económicas y empresariales.

Entrevista en Espejo Público, el exdelagado de Gobierno ha reconocido que ha aceptado el cargo para "vivir y respirar aires nuevos", pues en Barcelona "he recibido un linchamiento muy importante". "En Cataluña me he visto obligado a moverme con escolta por el grado de beligerancia alta hacia mi familia", ha señalado antes de dar un voto de confianza al PP de Casado y a los nuevos responsables del PP en Cataluña y, especialmente en Gerona, el lugar donde el Partido Popular ha cosechado los peores resultados del PP en toda España: "No hemos sido capaces de conseguir la confianza del conjunto de la sociedad catalana y el resultado es muy mal. Eso nos obliga a reflexionar y a tomar las decisiones necesarias para corregir ese rumbo, aunque no creo que haya que precipitarse en las conclusiones. Hay un nuevo equipo y tiene toda la legitimidad".