Pedro Sánchez de mitin en Jaén.

Pedro Sánchez de mitin en Jaén. E.E.

Política ELECCIONES GENERALES 2019

Sánchez: "Hay una derecha prehistórica que incluso habla de quitar derechos a la mujer"

El líder del PSOE arremete contra Suárez Illana, número dos del PP por Madrid: "Que hablen de los neandertales, nosotros hablaremos de futuro".

Pedro Sánchez se ha dado un baño de masas en Jaén este sábado por la mañana, mostrándose como "el único candidato cabal". Y por eso ha pedido el voto "a todos los que nos votaron, a los que alguna vez en 40 años lo han hecho, e incluso a los que no han votado nunca al PSOE ni yo les gusto", ha dicho. "Porque el único partido que garantiza una España con sentido común y de futuro es el PSOE".

El presidente del Gobierno ha insistido en su mensaje para activar la participación, dando por hecho que todo el abstencionismo de las últimas citas electorales le corresponde a los socialistas. "Si participamos, si llenamos las urnas, habrá futuro e ilusión; si no", ha remarcado, "habrá involución".

Sánchez: "Hay una derecha predemocrática y otra prehistórica, van a quitar derechos a la mujer"

En un mensaje cifrado a Susana Díaz, que lo había precedido en el atril y que lo aplaudía desde las primeras filas, Sánchez ha pedido "aprender de lo que pasó el pasado 2 de diciembre", a propósito de "la desmovilización, que nos trajo involución".

Sánchez ha agradecido "especialmente" a los ministros candidatos por Andalucía Fernando Grande Marlaska y María Jesús Montero, gran rival de Díaz, y ha anticipado: "Cuando hayamos ganado el 28-A, volveremos a Andalucía para impulsar una gran victoria desde los municipios y las diputaciones", sin citar a la líder andaluza.

Porque, según Sánchez las derechas están obsesionadas por él. "Aunque le pregunten por sus planes de gobierno, Rivera sólo habla de mí", ha dicho entre aplausos. "Y Casado insiste en que no somos constitucionalistas... aunque ellos no estuvieron y prefieren unos artículos más que otros, prefieren el 155 al 113, que es el de las mociones de censura".

Para el líder socialista es bueno que los candidatos del PP hablen, "como Suárez, que nos habla de los neandertales", ha recordado con risas del público de fondo. "¡Es que tenemos una derecha predemocrática y otra prehistórica!", ha remachado: "No tienen sentido común ni sentido del ridículo" porque, en su opinión, "quieren recortar los derechos de la mujer".

"Una España imparable"

El secretario general socialista ha pedido una mayoría suficiente para "hacer España imparable", porque "si con 84 diputados hemos marcado otro rumbo para este país, qué no haremos con más".

Sánchez ha llamado la atención sobre "la radicalización" del PP y de Cs por su relación con Vox. "¿Pues no han dicho que el problema fiscal es que los ricos pagan muchos impuestos?". Y por eso ha insistido en el mensaje de que "la moderación está en el PSOE".

"El antifeminismo está a la derecha"

En ese punto, el presidente ha defendido sus "viernes sociales", explicando por enésima vez "las maniobras dilatorias de PP y CS en la Mesa del Congreso" que según él no le han dejado gobernar. "Hacemos decretos porque nos paran las iniciativas legislativas antes de debatirlas", y ha anunciado que seguirá aprobando medidas de gasto social hasta que su Ejecutivo entre en funciones tras el 28-A.

Entre ovaciones, ha insistido en proclamar que su gabinete ha hecho "más en siete meses que ellos en siete años". Y, metido en políticas sociales, ha vuelto a los ataques a las derechas, "esas que tienen más siglas que cerebro". En ese punto, ha entrado en la ley de violencia de género, "la que Casado quiere llamar violencia doméstica". Según Sánchez, no es lo mismo, y es por dignidad social que debe seguirse llamando así.

Para Sánchez, "la igualdad no tiene adjetivos", ni el feminismo tiene siglas, "pero tras el 8-M queda claro que el antifeminismo sí tiene siglas, y están todas a la derecha".

El presidente del Gobierno ha prometido extender la educación de 0 a 3 años e impulsar la Formación Profesional con una nueva ley de educación. Y para evitar que "vuelva ese pasado que defienden las derechas, que no es mejor que el futuro que nos espera".