Sol Sánchez, candidata de IU a la Comunidad de Madrid, e Isa Serra, cabeza de lista por Podemos.

Sol Sánchez, candidata de IU a la Comunidad de Madrid, e Isa Serra, cabeza de lista por Podemos.

Política ELECCIONES AUTONÓMICAS

IU y Podemos se culpan de la división en Madrid: "Es un error frente a la ofensiva de las derechas"

Sol Sánchez e Isa Serra señalan mutuamente a la otra formación y coinciden: "Ellos ya han decidido y no nos han llamado".

Sol Sánchez, candidata de Izquierda Unida de Madrid, se va de la mano de los Anticapitalistas: "Podemos se equivoca, se están replegando, repitiendo errores que IU cometió hace cuatro años, si nos llama lo podemos arreglar", declara a este periódico. Isa Serra, elegida por las bases de Podemos en primarias hace 10 días defiende la marca morada y su candidatura a la Comunidad de Madrid: "Es un error, pero respetamos la votación de la militancia de IU, nosotros no hemos recibido ninguna llamada", explica su portavoz a EL ESPAÑOL.

Si las encuestas dicen que PP, Cs y Vox están perdiendo opciones de sumar el 28-A por la división de sus ofertas en tres para las generales, lo que se presenta en Madrid para las autonómicas es una izquierda partida en cuatro: PSOE, Podemos, Más Madrid e IU-Anticapis (bajo el nombre provisional de Madrid en Pie). "Tenemos una responsabilidad ante la ofensiva de las derechas", afirma Sánchez, "y el único camino que suma es el nuestro".

A eso, sin embargo, responden en Podemos señalando los resultados electorales de hace cuatro años, cuando IU de la Comunidad de Madrid decidió ir por su cuenta y no confluir con el partido morado. No llegó ni al 5% de los votos y se quedó fuera de la Asamblea. "Pero ahora es Podemos el que comete ese mismo error de replegarse", alega Sánchez, "y no confiar en lo que ellos mismos impulsaron, los procesos participativos desde abajo".

En realidad todo parte de aquella tarde frenética del jueves 17 de enero, el día que Podemos cumplía 5 años y su fundador Íñigo Errejón había elegido para reventarlo todo.

Hace sólo dos meses IU negociaba con Podemos la configuración de las listas a la Comunidad de Madrid. El programa electoral ya estaba bastante avanzado, en negociación "desde junio de 2018", según uno de los dirigentes implicados. Todo, además, bajo el amparo del acuerdo marco firmado por Pablo Iglesias y Alberto Garzón también el año pasado para toda España.

Izquierda Unida de Madrid daba por hecho que el cabeza de lista sería Errejón y, a cambio, Ramón Espinar trataba de colocar de número dos a Sol Sánchez, su candidata. Las tensiones por los puestos hicieron a todos levantarse de la mesa un lunes 14 de enero... hasta que tres días después, el ex número dos de Podemos se descolgó con una carta conjunta con Manuela Carmena: se presentaría por Más Madrid y todo saltaba por los aires.

De hecho, fuentes de la dirección nacional de Podemos señalan esta situación como "la penúltima consecuencia de aquello" y se muestran convencidas de que esta situación "que es mala" nunca habría pasado si el viejo amigo de Iglesias hubiera dado el sí al último escollo: aceptar que su número dos fuera la representante de IU, Sol Sánchez. "Estaba todo pactado, programa, puestos, confluencia con todos...".

Un portavoz de la dirección federal de IU admite que "habría sido deseable ir juntos, con Podemos, Equo y anticapis, pero cuando cambiaron las condiciones", es decir, cuando Errejón dio su espantada, "IU Madrid decidió continuar el proceso y ahora las bases han decidido".

La batalla ya es Podemos-Errejón

Desde aquello han pasado sólo 69 días y aunque el movimiento de Errejón auguraba que todos se verían forzados a seguirle, nadie lo ha hecho. Podemos se lamió las heridas internas, con rebeliones contra la dirección de un Iglesias de baja paternal incluidas durante dos meses. Mientras daba largas a todos y buscaba una candidata, finalmente Isa Serra, ofreció a IU un acuerdo de reparto de puestos y recursos económicos en proporciones de 70%-30%, que este martes sus bases rechazaron.

Ahora, ambas partes, Podemos e IU se culpan mutuamente de la ruptura. Espinar ya no está, no hay secretario general de la formación morada en Madrid, los Anticapitalistas se han ido y han fundado su propio partido para presentarse contra Carmena, contra Errejón y contra Serra.

Y todos se señalan mutuamente: "Podemos debería ser más serio, ya hemos visto a qué nos lleva la mera gestión", dice la dirigente de IU en referencia al Ayuntamiento de Carmena. "No son ni de izquierdas, centro-izquierda como mucho", dicen los anticapis de Errejón. Y éstos contestan: "Su programa es demasiado radical, la sociedad ha cambiado en estos años".

El caso es que el plazo para presentar una coalición electoral termina el 12 de abril y todavía habría que negociar cómo hacerlo. Isa Serra ha lamentado que IU que se deje llevar por "personalismos y egos" y haya roto los puentes. "Eso es falso", contesta Sol Sánchez, "queremos que se incorporen a nuestro proceso, cuyas primarias serán abiertas... ¡y seguro que por la relación de fuerzas coparían todos los puestos!".

Entonces, si el problema no son los nombres, ni los puestos ni el dinero, ¿cuál es? "Podemos nos hizo una propuesta cerrada, y nosotros creemos en construir desde abajo", dice Sánchez. "Ellos ya han anunciado que tienen su proceso y su lista pactada con Anticapitalistas, no nos han llamado, así que..."