Pablo Iglesias, en el Pleno del Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias, en el Pleno del Congreso de los Diputados. Chema Moya Agencia EFE

Política LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

Iglesias será en 20 días el primer candidato a presidente del Gobierno nombrado formalmente

Las primarias de Podemos para las generales van rápido, como anunció el Consejo Ciudadano Estatal (CCE) del partido el pasado viernes. Ya se han convocado, hay calendario oficial y Pablo Iglesias será el primer candidato a presidente del Gobierno en poco más de tres semanas. El 20 de diciembre, el partido morado habrá acabado su proceso formal de ruptura con el Ejecutivo de Pedro Sánchez e Iglesias será proclamado cabeza de cartel.

La dirección de la formación de los círculos ha pisado el acelerador al ver que el presidente no ponía todo su esfuerzo en lograr un acuerdo con los partidos separatistas catalanes para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La idea que sobrevuela es la de la profecía autocumplida: doy por hecho que va a haber elecciones anticipadas, convoco las primarias "para preparar al partido" y, así, fuerzo que Sánchez las convoque al verse completamente solo.

Primero, fuentes de la dirección del grupo parlamentario de Unidos Podemos deslizaron a EL ESPAÑOL que no se fiaban de que todo el gabinete de Sánchez estuviese cómodo con lo firmado solemnemente por los dos líderes de izquierdas en la Moncloa el pasado 11 de octubre. Se temían la "traición".

Pablo Iglesias en la apertura del Consejo Ciudadano Estatal. 23 de noviembre

Después, Pablo Echenique, secretario de Organización, fue nombrado también de Acción de Gobierno, en un intento de darle peso a las mesas de seguimiento que constituyeron las dos partes para empujar el cumplimiento del pacto. Y finalmente, fue el propio Echenique el que, hace una semana, anunció la celebración urgente del CCE para "rediseñar la estrategia ante el nuevo escenario" que dejaba entrever el Ejecutivo.

Nada le ha importado a Sánchez el mandato constitucional que le obliga a presentar las cuentas en el Congreso sí o sí. El calendario electoral, con los comicios andaluces esperando este domingo, ha paralizado toda la política, mientras se enconaba la situación con los socios de la moción de censura, los partidos separatistas y nacionalistas. La ruptura se visualizó el pasado jueves en el Congreso con el escupitajo, efectivo o ensayado, del diputado de ERC Jordi Salvador contra Josep Borrell.

Un día después, el máximo órgano entre congresos de Podemos daba por "perdidos" los Presupuestos e Iglesias advertía a Sánchez: "Con 84 diputados no se puede gobernar, pero sin apoyos mucho menos". Pocas horas después, al finalizar el cónclave, quedaban convocadas las primarias.

Y ahora, este martes, ya sabemos que la preinscripción y publicación de las candidaturas individuales se cerrará ya mismo, el próximo lunes 3 de diciembre. La publicación de las candidaturas definitivas, tras las preceptivas comprobaciones de que se cumplen los reglamentos internos, se hará 10 días después, el jueves 13 de diciembre. Y ese mismo sábado se colocarán las urnas y se abrirán las votaciones telemáticas para que en un proceso de cinco días se cierren el día 20. Esa misma noche o, a más tardar, el viernes 21 de diciembre, y salvo sorpresa imposible, Pablo Iglesias podrá decir que es por tercera vez candidato a presidente del Gobierno por el partido que fundó.

Una España apocalíptica

Iglesias dibujó una España apocalítica y "en una situación histórica de inestabilidad e incertidumbre" para justificar su cambio de estrategia. Aunque atribuyó el "cambio de escenario" a la poca disposición del Gobierno de Sánchez para presentar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso para aprobarlos.

El líder de Podemos dio por descontado que ya no queda nada más que negociar. "Que esto haya saltado por los aires deja al Gobierno en una situación incómoda", ha insistido Iglesias. "Sin Presupuestos, con la mesa controlada por el PP y Ciudadanos, con un poder judicial todavía en manos de Lesmes -que es impresentable tras su espectáculo con lo de las hipotecas-... todo esto pinta un escenario de enorme incertidumbre en nuestro país".