Toni Cantó, en el Congreso de los Diputados.

Toni Cantó, en el Congreso de los Diputados.

Política PARTIDOS

Toni Cantó, el bombero que llega para apagar los fuegos de Ciudadanos en Valencia

Noticias relacionadas

Tres portavoces en lo que va de legislatura. Cuatro diputados que se fugan a los no adscritos. Una líder sin visibilidad. Un trabajo en el Ayuntamiento de la capital al que no se logra sacar punta... Este es el trayecto recorrido por Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, uno de los feudos imprescindibles en términos de músculo electoral. Uno de los territorios peor explotados hasta el momento por Albert Rivera.

La Ejecutiva de Ciudadanos ha confeccionado dos tácticas para relanzar su imagen en la Comunidad Valenciana: aprovechar la inercia nacional y enviar a Toni Cantó para que encarne el "liderazgo fuerte" del que allí carecen.

De 2015 a esta parte, Ciudadanos ha sufrido "una serie de catastróficas desdichas" en tierras valencianas. Poco antes de los últimos comicios autonómicos y municipales, Carolina Punset y Fernando Giner fueron elegidos candidatos: ella para la Generalitat; él, para la capital del Turia. Ninguno tuvo rival en las primarias, nadie consiguió los avales necesarios. Con 13 y 6 escaños respectivamente no lograron evitar la alianza de Gobierno entre socialistas, nacionalistas y podemitas, pero era su debut y las cifras, si se explotaban con trabajo, podían cincelar un panorama de optimismo.

En apenas un año el barco se hundió. Punset, tras enfrentarse reiteradamente a Rivera, abandonó la portavocía en Las Cortes y viajó a Bruselas para heredar el acta de eurodiputado que dejaba Juan Carlos Girauta. La sucedía en el cargo el que luego sería su marido, Alexis Marí, ex de UPyD. La facción oficialista no tradó en denunciar que Marí "rompía el grupo desde dentro".

Cuatro deserciones en las Cortes Valencianas

En junio de 2017, Marí y otros tres diputados abandonaron Ciudadanos sin renunciar a su acta, lo que reducía de 13 a 9 los escaños del partido en el Parlamento autonómico. "Con los escombros del PP [en alusión a la procedencia de algunos de los militantes de Cs] no se puede hacer un proyecto. El apoyo a los Presupuestos Generales [de Rajoy] es la gota que colma el vaso", se despidió Marí. Rivera ya lo había relevado antes por Mari Carmen Sánchez, líder en la provincia de Alicante que todavía sigue ocupando el puesto que dejó Marí.

La guerra del matrimonio Marí-Punset no terminó ahí. En la Cámara han procurado desgastar a sus excompañeros aliándose en muchas ocasiones con la izquierda. Hace unos días, Marí y Punset viajaron a Waterloo en coche oficial para visitar a Carles Puigdemont, lo que supuso su expulsión inmediata de Ciudadanos.

Mientras tanto, en el Ayuntamiento, Giner ha venido trabajando sin hacer mucho ruido, firmemente apoyado por Albert Rivera, al punto de que fue nombrado portavoz autonómico. Pese a disfrutar de galones, no ha logrado crear un liderazgo sólido

Con este panorama se encontrará Toni Cantó cuando se instale definitivamente en Valencia como cabeza de lista a la Generalitat. Según ha sabido este diario, el hombre de confianza de Rivera no anunciará su presentación a las primarias hasta después de las elecciones andaluzas. Fuentes de la dirección prevén "disputa por el puesto", pero hasta ahora siempre han ganado los elegidos por la ejecutiva nacional.

El encargo de Rivera a Cantó

Valencia es un encargo de Rivera a Cantó. Ambos llevan varios meses conversando, conscientes de la importancia del feudo. El actor ha incrementado sus desplazamientos en los últimos meses: reuniones con vecinos, con el grupo parlamentario... Las fuentes consultadas por este periódico mencionan que Cantó ya trabaja para "complementar el equipo existente y reunir talento" de cara a las próximas elecciones autonómicas.

La dirección de Cs reconoce las turbulencias vividas, pero asegura que desde la expulsión de Marí y Punset las aguas están volviendo a su cauce. "Teníamos que estar más pendientes de sus maniobras que de hacer política", reconoce un dirigente de la formación. No obstante, las fuentes consultadas asumen que queda "mucho trabajo por hacer": "Es fundamental aupar a quienes tienen experiencia".

Una de las críticas recurrentes a Cs en Valencia es su supuesto "zaplanismo": se les recrimina haber heredado hombres y mujeres clave del Partido Popular de la etapa de Eduardo Zaplana. Con el desembarco de Cantó "será más fácil -explican desde Ciudadanos- desmontar esa crítica, que no tiene fundamento". Intentarán aprovechar la hemeroteca, que dibuja a un Cantó "muy combativo" con la corrupción de los populares como portavoz en la comisión parlamentaria que investiga la financiación irregular del PP.

Aunque el movimiento supondrá un cambio de vida para Cantó, pues hace tiempo que se instaló en Madrid, se muestra muy animado y con ganas de afrontar el proyecto, según las fuentes consultadas.