Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, durante su comparecencia en el Congreso.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, durante su comparecencia en el Congreso. Efe

Política LA COCINA DEL CIS

¿Es España masoquista? Según el CIS, empeoran los índices de bienestar pero se dispara el Gobierno

La España que dibuja el CIS en su barómetro de octubre es un país absolutamente contradictorio. Todos los índices de bienestar van a peor, en opinión de los ciudadanos, y sin embargo el Gobierno y sus socios se disparan en intención de voto.

La situación económica general de España es calificada de "mala" o "muy mala" por el 55,2% de los españoles, esto es, seis puntos más que en el sondeo de septiembre (49,1%) . También en la valoración de la "situación económica personal" se detecta un deterioro, al crecer más de un punto el pesimismo: del 20,3% se pasa al 21,4%.

La negatividad vuelve a aflorar al preguntar por la situación política del país. Un nada desdeñable 63,8% ya la calificaba en septiembre de "mala o muy mala". Ahora ese porcentaje se ha desbocado hasta el 73,4%.

Mayor preocupación

Pero el CIS también detecta un aumento significativo de la preocupación de los ciudadanos en relación a la clase política, de la que sus gobernantes son parte primordial. Crece más de cinco puntos, por ejemplo, la inquietud por la corrupción y el fraude (30,5%); y casi nueve, la desconfianza hacia los partidos y sus representantes (27,8%). 

¿Es creíble que con estos datos el PSOE alcance el 31,6% en intención de voto y una ventaja histórica sobre el PP de más de 13 puntos? Difícil si tenemos en cuenta que sólo un 13,2% de los españoles, según el propio barómetro, aprueba la gestión del Gobierno socialista, por un 39,5% que la ve regular y un 49% que la considera directamente mala o muy mala.

Pero la credibilidad del estudio queda aún más en entredicho al verificar que el 72,5% tiene "poca" o "ninguna confianza" en el presidente Sánchez. La pregunta surge sola: ¿es España masoquista?