Montón durante su comparecencia este martes en el Ministerio

Montón durante su comparecencia este martes en el Ministerio Efe

Política

La ministra de Sanidad dimite con la "conciencia tranquila" para no "influir" en el Gobierno de Pedro Sánchez

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, dimite por su polémico máster en la URJC. "He sido transparente y honesta. No he cometido ninguna irregularidad",  ha reiterado en una comparecencia a última hora de la noche en la sede del Ministerio que ha ocupado de por poco más de 100 días. Montón ha incidido en que se va con "la conciencia tranquila" y que "no quiere influir" en la buena marcha del Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha agradecido su apoyo.

La renuncia se produce poco más de dos horas después de recibir el respaldo de Pedro Sánchez y tras días de máxima tensión en el seno del Gobierno y del PSOE. El motivo era la publicación, este lunes por la mañana, de varios artículos en eldiario.es en los que se apuntaba a numerosas irregularidades en la matriculación, pago y convalidaciones del máster en Igualdad que cursó en el curso 2010/11.

La ministra de Sanidad dimite con la "conciencia tranquila" para no "influir" en el Gobierno de Pedro Sánchez

"Estoy orgullosa y agradecida de que el presidente Pedro Sánchez haya contado conmigo para su equipo en el Gobierno", ha dicho Montón, quien ha destacado que ha sentido "en todo momento la calidad humana, el apoyo y el afecto" del presidente del Gobierno.

El instituto de la Universidad Rey Juan Carlos donde Montón fue alumna es el mismo en el que Pablo Casado y Cristina Cifuentes obtuvieron sus másters, también polémicos. 

Montón compareció este lunes a las 11.00 horas en la sede del Ministerio. "¡No todos somos iguales!", clamó para tratar de demostrar que no había ningún reproche posible contra su credibilidad al haber seguido las instrucciones de la directora del máster y tener más de 30 correos electrónicos que avalarían su versión. 

Presión en aumento

Moncloa guardó silencio durante todo el lunes, pero los paralelismos con los casos de Cifuentes y Casado y el alto nivel de exigencia que el PSOE ha reclamado para los adversarios políticos ha terminado por precipitar la renuncia de Montón. 

Numerosos dirigentes del PSOE y del Gobierno comenzaron a alzar la voz, siempre en privado, al considerar "insostenible" la situación de la ministra, que por otra parte no se escondió en ningún momento y aceptó este martes una exigente entrevista en la Cadena Ser. 

A media mañana de este martes, el PSOE entraba en ebullición y reclamaba insistentemente su marcha para no perjudicar la imagen del Gobierno, la de Pedro Sánchez y la estrategia contra Casado. Sin embargo, Sánchez decidió mantenerla y respaldarla en público. La primera vez, a través del secretario de Organización del partido y también ministro, José Luis Ábalos, este martes antes de la hora de comer.

Un respaldo insólito

"Tanto la dirección del PSOE como el Gobierno mantiene el apoyo a la ministra porque cree en las explicaciones que está dando", dijo Ábalos en una comparecencia no prevista en el Congreso

Por la tarde, en el Senado, donde el presidente respondía a preguntas de la oposición, Sánchez volvió a respaldarla en declaraciones a la prensa. "Lo único que puedo decir como presidente del Gobierno es que la ministra está haciendo un extraordinario trabajo y lo va a seguir haciendo".

Dos horas después, se conocía que Montón plagió parte de su Trabajo Fin de Máster (TFM). En concreto, en 19 de las 52 páginas que conforman su TFM existen fragmentos idénticos a otros textos que no cita o que están mal referenciados. Tan solo unos minutos después, se convocaba la comparecencia y comenzaba a conocerse su intención de dimitir.