Buscando en el baúl de los recuerdos.

Buscando en el baúl de los recuerdos. Tomás Serrano

Política CASO MÁSTER

El PP cree que las explicaciones de Cifuentes llegan tarde y que su salida es inevitable

"Si lo hubiera hecho el primer día...", se lamentan en Génova, donde consideran que Rajoy la sacrificará "en el último minuto" para evitar que gobierne Gabilondo.

El Partido Popular considera que la renuncia de Cristina Cifuentes al polémico máster de la Universidad Rey Juan Carlos llega "tarde". "Si esto lo hubiera hecho el primer día...", se lamentan en la dirección nacional.

La presidenta de la Comunidad de Madrid envió este martes una carta al rector del centro educativo para pedir que le quiten un posgrado que está a punto de costarle su carrera política. Porque ni siquiera el apoyo explícito que sigue manteniendo de la secretaria general de su partido la salvará de su destino: la dimisión voluntaria o forzada antes de que la moción de censura prospere y Ángel Gabilondo conquiste la Real Casa de Correos.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha expresado públicamente que mantiene intacta su confianza en la baronesa madrileña casi un mes después de que estallara el escándalo. "Me ha parecido una carta muy bien fundamentada y muy explicativa de todo lo que ha ocurrido". Por si alguien tenía alguna duda de que ella mantiene el pulso y quiere que Cifuentes se mantenga a toda costa, añadió: "Sí, la continúo apoyando".

Rajoy le ofrecerá "lo que quiera"

La presidenta de la Comunidad de Madrid se resiste a dimitir por un error que ella circunscribe única y exclusivamente en el ámbito académico. De hecho, el PP continúa dividido entre los que quieren sujetar a Cifuentes y no dejarla caer, y los que piensan que su nombre ya daña demasiado a las siglas del partido y que nadie puede estar por encima de la organización que respalda al Gobierno.

Hernando: "Yo condeno la 'titulitis' de todo el mundo"

Mariano Rajoy tampoco ve justo sacrificar a su baronesa por un caso que cree que se ha magnificado. Pero si el temporal no amaina y Ciudadanos finalmente se decanta por ceder la presidencia de Madrid a los socialistas, el líder del PP es partidario de retener el Gobierno de la Comunidad por encima de cualquier nombre, por muy injusta que le parezca la decisión.

El jefe del Ejecutivo no es partidario de que sus dirigentes perseguidos por escándalos se enroquen hasta el último minuto y piensa que dimitir voluntariamente dignifica al político que lo hace porque piensa también en el partido. Por eso Rajoy, que entregará la cabeza de Cifuentes para seguir gobernando en Madrid, no va a dejar tirada a su compañera, a quien está dispuesto a ofrecerle "lo que quiera" si evita el choque con la dirección nacional y ella misma se retira.

Cifuentes sigue sintiendo cerca el apoyo del presidente y por eso se empeña en no tirar la toalla. La líder del PP madrileño cree que es víctima de una cacería política y mediática y quiere defender su honor por encima de todo. Sin embargo, el tiempo pasa y la moción de censura está cada día más cerca. Tanto los defensores de que la presidenta se quede como los detractores son conscientes de que el "partido se jugará en el último minuto": justo antes de la votación de Gabilondo como presidente.