Daniel tiene 42 años y es vigilante del Metro de Madrid lleva dos meses sin cobrar.

Daniel tiene 42 años y es vigilante del Metro de Madrid lleva dos meses sin cobrar.

Política MADRID

Daniel, vigilante del Metro en huelga de hambre: "Llevamos dos meses trabajando y sin cobrar"

Los 550 trabajadores de la empresa de seguridad del presidente del Las Palmas exigen a Cifuentes que medie.

Daniel Galán tiene 42 años y lleva trabajando 15 como vigilante del Metro de Madrid. Acumula dos meses sin cobrar, al igual que sus 549 compañeros. Todos dependen de la empresa Seguridad Integral Canaria (SIC), propiedad del presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, que tiene una de las concesiones de la vigilancia del Metro de Madrid desde hace cuatro años. 

SIC es una de las tres empresas adjudicatarias que se ocupan de la protección de los viajeros en el suburbano de la capital. Los trabajadores afirman que han tenido problemas con la compañía "desde el principio" -agosto de 2013-, pero nunca "hasta este extremo".

Durante los cuatro años que SIC se ha hecho cargo de la concesión ha habido retrasos continuos con los pagos: "Nunca ha pagado entre el día 1 y el 5. Algunos compañeros han llegado a cobrar más allá del día 15, con los problemas que eso conlleva para cualquier persona normal", explica Daniel a EL ESPAÑOL.

Debido a los "constantes retrasos" en el cobro de sus nóminas, en noviembre los trabajadores de SIC decidieron emprender una "huelga indefinida" para presionar a la empresa. La realidad es que esos paros no han tenido ninguna repercusión, ya que hay estipulados unos servicios mínimos del 85%. Pero los impagos han sido la gota que ha colmado el vaso de la desesperación de estos trabajadores y Daniel -que se define como una persona "normal" y que nunca "se ha metido el líos"- ha decidido ponerse en huelga de hambre en vísperas de Navidad: "Es una medida extrema ante una situación extrema".

Sin respuestas del gobierno regional

"Yo tengo dos hijas, pero somos 550 trabajadores y 550 situaciones. Pedro, un compañero, tiene cáncer y lleva en la estación de Metro de la Puerta del Sol un mes sentado cada día con una pancarta. No puede trabajar porque está de baja, tampoco cobra. Son situaciones desesperantes", explica Daniel.

Después de llevar dos meses trabajando y sin cobrar han llamado a todas las puertas posibles: "Hemos hecho concentraciones, hemos hablado con la Comunidad de Madrid, con la Asamblea, con Metro... pero nadie nos da explicaciones. Metro afirma que paga a la empresa, lo hace con dinero público, pero no exige a la empresa que nos pague a nosotros. La Comunidad de Madrid, como responsable civil subsidiaria, debería darnos una respuesta, pero no lo hace. Lo que peor llevamos de todo esto es el sentimiento de impotencia y de indefensión".

Prórroga pese a los impagos

Se quejan de la pasividad de los responsables de la Comunidad de Madrid ante su situación y también de que hayan premiado a la empresa alargando la concesión. "La concesión se acababa en agosto de este año pero han prorrogado la concesión hasta dos veces", aseguran.

Los trabajadores alertan de que mientras SIC siga al frente de este servicio, los impagos van a continuar: "Lo único que pedimos a Metro es que adelante el concurso y nos evite este sufrimiento". Además, en los últimos meses, a la empresa se le puso una multa de 273.292 euros por dejar turnos sin cubrir, incumplimientos de retrasos y deficiencias en la calidad del servicio. 

Trabajadores de seguridad del Metro de Madrid.

Trabajadores de seguridad del Metro de Madrid.

Metro de Madrid prorrogó el contrato con Seguridad Integral Canaria después de que la empresa, propiedad del presidente del Las Palmas, anunciara que cesaba su actividad a mediados de agosto. Sin embargo, Miguel Ángel Ramírez se comprometió a cumplir con los empleados. 

Por su parte, los trabajadores y los sindicatos denuncian los "descubiertos" que se están produciendo porque la compañía "no cubre las bajas médicas de la plantilla". Aseguran que la empresa adjudicataria ha llegado a dejar vacías 40 vacantes de los 200 puestos que debe haber ocupados a diario. "No hay personal suficiente. Ayer mismo en Puerta del Sur un hombre se tiró a una vía y no había nadie para atenderlo", explica Daniel.

Ahora ha tomado la decisión de emprender runa huelga de hambre porque quiere que se acabe cuanto antes "esta agonía". "A nosotros no nos sobra el dinero, somos gente que vive prácticamente al día. Además, no demandamos mejoras salariales. Yo entiendo cuál es mi trabajo y lo he aceptado, pero con una remuneración".