El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso este miércoles.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso este miércoles. Efe

Política DESAFÍO SECESIONISTA

Rajoy zanja el debate de la Constitución: no se puede reformar "solo con mayoría"

El presidente recuerda también al PSOE que sin su apoyo no puede abordar la reforma de la financiación autonómica.

Ana I. Gracia Jorge Sáinz

El presidente del Gobierno ha sido más claro que nunca sobre cuál es su posición en una hipotética reforma de la Constitución en el 39 aniversario de la Carta Magna. Mariano Rajoy ha recordado a su llegada al Congreso que "solo con mayoría" no es suficiente para cambiar la Carta Magna porque se necesitan consensos tan amplios como los que se consiguieron en 1978 para redactarla.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en que 39 años no son tantos años para una Constitución y ha reflexionado que "cuando haya una idea clara de qué hacer" su partido, el Partido Popular, está dispuesto a sentarse a "hablar" de cómo abordar esos cambios. Sin embargo, ha recordado que el objetivo de esta reforma no puede ser "contentar a aquellos que lo que quieren es liquidar la Constitución y que ya han afirmado que no están dispuestos a cumplirla de ninguna de las maneras" porque, a su juicio, "para eso no se hace ninguna reforma".

Rajoy recordó que España está integrada en Europa y que es en el ámbito europeo donde se están produciendo los mayores cambios que afectan a nuestras normas de convivencia. "Estoy a favor de un presupuesto europeo que nos permita ir acercando el nivel de vida de todos los países de la Unión y la existencia de un ministro de finanzas europeo".

Otro de los temas que están encima de la mesa es cuándo el Gobierno abordará el debate sobre la reforma de la financiación autonómica y pidió al PSOE que "se aplique a trabajar" porque el PP, con 137 diputados, no puede aprobarlo solo. "Necesitamos mayoría y no voy a aprobarlo sin el PSOE, que gobierna en un número importante de comunidades".

Sánchez quiere reforma

El más convencido en que se produzca la reforma constitucional ha sido Pedro Sánchez. El líder del PSOE ha confiado en que los partidos que no están representados en la comisión territorial del Congreso se incorporen después de las elecciones catalanas. Y ha asegurado que cuando finalice la evaluación del modelo autonómico dentro de seis meses, existe el compromiso de abrir una subcomisión para la reforma de la Constitución. Sánchez, que también ha exigido a Rajoy un nuevo modelo de financiación autonómico antes de final de año, ha dicho que el proceso separatista ha demostrado la “resiliencia” de la Constitución con el aplicación del 155. Pero ha recordado que el objetivo del PSOE es forjar nuevos consensos.

“Va a ser en el año 2018, coincidiendo con el 40 aniversario de nuestra Constitución, cuando empecemos a trabajar sobre esa actualización de nuestra Constitución”, ha dicho Sánchez. “España tiene que mirar al futuro, la política tiene que mirar al futuro y eso implica aprobar una actualización de nuestro pacto constitucional para eliminar todos los conflictos y para forjar los consensos que son tan necesarios”.

Sánchez ha abogado por incluir nuevos derechos sociales en la Constitución. Una idea que comparte el líder de Podemos. Pablo Iglesias, que ha acudido a la celebración del aniversario constitucional tras ausentarse el año pasado, ha asegurado que la reforma debería incluir una revisión del modelo territorial. Podemos apuesta por la plurinacionalidad. Y un consenso amplio en materia de lucha contra la corrupción.

“La situación en nuestro país es lo suficientemente grave para que nosotros planteemos esos debates de país”, ha dicho Iglesias. “Nos parece que la defensa de un nuevo acuerdo social, de un nuevo acuerdo territorial, de la lucha sin cuartel contra la corrupción tienen que ser los ejes de un diálogo de país”.

España se reconstruye en Cataluña

Por su parte, Albert Rivera se ha mostrado partidario de actualizar la Constitución, pero, al igual que Rajoy, no para contentar a los nacionalistas. El líder de Ciudadanos ha asegurado que en las próximas elecciones catalanas “nos jugamos la reconstrucción del proyecto común español”. Rivera ha señalado que está dispuesto a hablar de esa reforma, pero no para romper la Constitución ni para contentar a los separatistas, sino para solucionar y mejorar la vida del conjunto de españoles

“España necesita reconstruir el proyecto común español, reforzar los valores de solidaridad, libertad, unión e igualdad entre todos los españoles y eso pasa por relanzar nuestro proyecto, darnos la mano y pensar en los próximos 40 años”, ha asegurado.