Bruselas

Bruselas se ha convertido en lugar de peregrinación obligatorio de los políticos secesionistas catalanes con el fin de coordinar estrategias de cara a las elecciones catalanas. En la capital belga se encuentra huido el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y cuatro de sus exconsellers, pendientes de la euroorden cursada por la Audiencia Nacional. Aquí le han visitado en los últimos días representantes del PDeCAT, como Artur Mas y Marta Pascal; de la CUP, como Anna Gabriel y Benet Salellas; o del partido de Ada Colau. Este martes ha sido el turno de la número dos de Esquerra Republicana, Marta Rovira, que asegura que los independentistas plantearán un "frente común" para el 21-D.

Rovira se queja de que la comunicación entre los miembros del bloque soberanista es complicada. La mitad del Gobierno destituido se encuentra "exiliado" y la otra mitad -entre ellos el líder de ERC, Oriol Junqueras- en prisión preventiva. "Hacer llegar los mensajes es muy difícil y por tanto es muy interesante que entre todos vayamos viniendo a Bruselas y vayamos visitando al resto de consellers en la cárcel", ha dicho en una breve comparecencia ante la prensa.

A diferencia de lo que ocurre en la cárcel, en Bélgica hay además más tiempo para negociar y hablar, agrega. Durante su visita relámpago a Bruselas, Rovira se ha reunido durante toda la mañana con Puigdemont y los exconsellers y ha comido con ellos. Eso sí, en un lugar que no se ha comunicado previamente para mantener alejada a la prensa, de la que el expresidente catalán se esconde también en la capital belga.

Rovira desde Bruselas: “Haremos un frente común político”

El antiguo Gobierno de Puigdemont no sólo está coordinando su estrategia política, sino también la judicial, según la número 2 de ERC. El expresidente de la Generalitat debe comparecer el viernes a las 14:00 horas ante la justicia belga, que decidirá sobre su entrega a España, mientras que el caso de los exconsellers en prisión preventiva podría pasar próximamente al Tribunal Supremo

Pese a que Puigdemont reclamaba una lista unitaria de los secesionistas para el 21-D, una reedición del Junts pel Sí, finalmente los partidos independentistas se presentan por separado y competirán entre sí. Junqueras ha desoído los argumentos de Puigdemont y encabezará la candidatura de Esquerra Republicana. Los republicanos alegan que cada partido por separado puede lograr más votos en sus caladeros tradicionales que si se presentaran todos juntos. Por su parte, el expresidente de la Generalitat ha anunciado que liderará la lista Junts per Catalunya. Rovira sostiene que estas diferencias no van a impedir una estrategia electoral conjunta. 

Contra el 155 y por la liberación de los presos

"Haremos el frente común a nivel político porque la estrategia política la compartimos y es absolutamente coordinada", ha asegurado la número 2 de Esquerra. No obstante, de sus palabras se desprende que todavía quedan problemas por resolver entre los secesionistas. "Lo que estamos estudiando es cuál es la mejor manera de hacer este frente común y por eso era muy importante que pudiésemos tener estas reuniones con toda la tranquilidad y el tiempo que requiere esto", ha señalado Rovira.

Un frente común que podría concretarse en una serie de propuestas compartidas en los programas electorales de todos los partidos secesionistas. "Es evidente que vamos a ir absolutamente coordinados, vamos a hacer un frente común a favor de la democracia, a favor de terminar con el artículo 155, a favor de liberar a los presos políticos de Cataluña y a favor de legitimar lo que han elegido democráticamente los ciudadanos de Cataluña el pasado 1 de octubre.", ha dicho la representante de ERC. Sin embargo, Rovira no aclara si su partido apoyará la candidatura de Puigdemont sea cual sea el resultado del 21-D. Se limita a señalar que para ella sigue siendo el "presidente legítimo".

En contraste, Esquerra considera "ilegítimas" las elecciones catalanas convocadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque hará todo lo posible por ganarlas y convertirlas en un plebiscito por la independencia. "Las consideramos ilegítimas, ilegales, pero con nuestra participación y con nuestra convocatoria, con un llamamiento a todos los ciudadanos de Cataluña a participar y a votar, las vamos a legitimar", ha defendido Rovira.

A diferencia de otros dirigentes de ERC, Rovira ha eludido hacer autocrítica sobre la declaración unilateral de independencia y tampoco ha querido comentar las palabras de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, en el Tribunal Supremo alegando que era un acto meramente simbólico. " Creo que lo hecho, hecho está", ha zanjado.