Susana Díaz y Juan Marín en el Parlamento de Andalucía en una foto de archivo.

Susana Díaz y Juan Marín en el Parlamento de Andalucía en una foto de archivo.

Política El 95% de los herederos andaluces se beneficiarán

Díaz elimina de facto el impuesto de sucesiones en Andalucía con el apoyo de Cs

El tercer gran acuerdo de ambas formaciones deja exentas del impuesto a las herencias de menos de un millón de euros.

Ana Delgado

El Gobierno de Susana Díaz ya tiene la llave de los presupuestos andaluces de 2018. Una llave que se la ha dado Ciudadanos, al aceptar la socialista la condición que le había puesto el partido naranja de rebajar el impuesto de sucesiones.

Desde hoy los andaluces que tengan herencias de menos de un millón de euros -para herederos directos- no tendrán que pagar el 99% del tributo, como venían haciendo hasta ahora. La resolución supone una renuncia de la Junta de Andalucía de 90 millones de euros en ingresos, por su parte Ciudadanos cree que el 95% de los herederos andaluces se beneficiarán. De este modo Díaz pone fin a un tema complicado en su comunidad, una de las que tenía los niveles más agresivos, que le ha costado grandes protestas ciudadanas y tensiones políticas con prácticamente el conjunto de la oposición andaluza.

Estabilidad para el Gobierno de Díaz

Con la colaboración de Ciudadanos, Díaz ha apagado uno de los grandes fuegos que tenía entre manos en este 2017, un año complicado para ella después de su derrota en las primarias del PSOE. Un camino que no ha sido fácil ya que hace un año la presidenta rebajó por primera vez el impuesto tras 35 años sin tocarse, fruto de acuerdo que el partido naranja y los socialistas cerraron en plena campaña electoral autonómica. 

El acuerdo firmado hoy entre el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, y Díaz pone sobre seguro la buena relación entre ambos partidos -este es el tercer gran acuerdo que firman- al menos en el terreno andaluz, ya que la sintonía en el Congreso de los Diputados es bien distinta. Mientras los Díaz y Marín se daban la mano y celebraban lo que creen que es un acuerdo que "ha pasado a la historia", Rivera y Sánchez no se ponían de acuerdo respecto a la aprobación de la PNL de Ciudadanos para apoyar al Gobierno del PP en el desafío catalán. La propuesta de Cs mostró los problemas internos socialistas al romper cuatro diputados la disciplina de voto, mientras tres parlamentarios andaluces, todos cercanos a Díaz, se equivocaron y se abstuvieron ante la propuesta de Cs. 

Susana Díaz se asegura con este acuerdo mayor estabilidad para su Gobierno y afianzar la relación con un socio fundamental para su continuidad al frente de la Junta de Andalucía.