La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el pasado miércoles en Barcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el pasado miércoles en Barcelona Andreu Dalmau Efe

Política

Colau permitirá instalar urnas el 1-O "sin poner en riesgo a los funcionarios"

La alcaldesa de Barcelona ha confirmado cuál será su postura sobre el referéndum ilegal del 1-O y ha instado a Rajoy a que permita la votación.

E. Arroyo C. Serna

A menos de un mes del referéndum organizado en Cataluña el 1 de octubre, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que su ayuntamiento no ha recibido aún ningún requerimiento formal para poner urnas. "Cuando exista, si se llega a producir, estoy dispuesta a facilitar que se pongan urnas sin poner en peligro a ningún funcionario municipal porque entiendo que no sería lógico trasladar a los funcionarios lo que se tienen que responder en la mesa política", ha afirmado la regidora en una entrevista en Cadena Ser.

La alcaldesa de Barcelona ha insistido en que no comparte la propuesta de crear un referéndum sin el consenso pero ha echado la culpa de lo que ocurre es básicamente de Mariano Rajoy "cuya estrategia es quedarse quieto a verlas pasar y está enquistando esta situación y con eso no se soluciona". "El Gobierno de JxSi y Puigdemont tienen un gran argumento a favor que es Mariano Rajoy, su inmovilismo". "Rajoy está fabricando nuevos independentistas como no lo ha hecho nadie en los últimos años".

Según Ada Colau, lo que debería hacer el Gobierno de España es "permitir una consulta el 1-O, sin judicializar y el 2 de octubre haga alguna propuesta en positivo. Lo que no puede ser es que tenga la mayor crisis de Estado y haya hecho cero propuestas".

"Estamos muy hartos"

Colau ha aclarado que la mayoría de la población "estamos muy hartos de este planteamiento tan polarizante y tan maniqueo" y ha insistido en que la solución tiene que ser la política: "Volver del verano y escuchar que todo el mundo está dando por sentado que va a haber un choque de trenes me parece un fracaso de la política increíble".

Además, la alcaldesa ha advertido de que "hay que trabajar en Barcelona con criterios técnicos, de los expertos", para mejorar la seguridad en la ciudad tras los atentados sufridos en Las Ramblas, donde el refuerzo policial es evidente ahora.

Respecto al aviso de la CIA, Colau ha querido creer que tanto "las fuerza de Seguridad del Estado como los Mossos hicieron todo lo posible en la prevención del atentado", pero no ha querido entrar en polémicas sobre el papel del jefe de los Mossos Josep Lluis Trapero.

"No voy a entrar en esos detalles porque no quiero alentar que se politice el atentado. Creo que cada uno tiene que hacer lo que es su competencia. No hay que alimentar polémicas", ha concluido.

Arrimadas insiste en la ilegalidad

Por su parte, la diputada de Ciudadanos y jefa de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas, ha avanzado que su partido no participará en una votación que "no representa a la mayoría y además es ilegal". En una entrevista en RNE Arrimadas ha lamentado que "el 1-O vulnera muchas leyes y principios democráticos, como utilizar dinero público de forma ilegal".

Los independentistas, ha dicho, "no tienen cobertura legal, no tienen apoyo internacional, no tienen razón, pero sí tienen capacidad de movilización. Lo que hay que tener en cuenta es que por hacer más ruido tienen más razón". Arrimadas reconoce "que es una movilización importante y no se puede ningunear". "No son mayoría, pero es mucha gente. Por eso lo que hay que hacer es ofrecer una alternativa y ganar en las urnas para gobernar Cataluña de otra manera. Cataluña necesita un proyecto reformista y ganador que devuelva la ilusión a los catalanes y les una".

La líder de Cs en Cataluña ha criticado que Puigdemont dijera que iba a declarar la independencia en 18 meses y ahora han cambiado el plan. Pero por mucho que vayan con este secretismo, no pueden hacer una declaración de independencia de una manera ni de otra. "No se puede presionar a los funcionarios, no se puede señalar a los ciudadanos que no apoyen el independentismo...". Así emplaza al Gobierno a aprender del 9N y no volver a cometer los mismos errores con el referéndum.

Asimismo, Arrimadas ha confirmado que, como todos los años, no participarán en los actos de la Diada. "El 11-S debería ser la fiesta de todos los catalanes, pero por desgracia la fiesta de Cataluña está secuestrada por los independentistas".

Sobre la repercusión de los ataques terroristas perpetrados en Cataluña sobre el proceso soberanista, la diputada naranja considera que "antes y después de los atentados el procés tiene el mismo futuro: ninguno". "Solo ha servido para ver lo vulnerables que somos y para ver cómo hay algunos, una minoría, que no pueden dejar el tema de la independencia ni en la manifestación contra el terrorismo". A su juicio, "no se pueden sacar más conclusiones políticas del atentado". "¿Cómo le podemos dar a los terroristas el placer de estar peleando entre nosotros en la protesta contra el terrorismo? Aunque fue una minoría "fue muy triste", algunos intentaron cargarse la imagen de que en esto vamos a estar juntos", ha lamentado.

Además, ha exigido que Carles Puigdemont acuda al Parlament a dar explicaciones por la gestión de los atentados. "El presidente de la Generalitat ha negado que los Mossos tuvieran avisos y cuando lo publica un periódico resulta que sí lo hubo pero no le dieron credibilidad. Esto no es quitarle mérito a las fuerzas de seguridad, cuya labor ha sido enormemente reconocida, "pero pudo haber errores al ver la contradición manifiesta de sus declaraciones". "Siempre está desaparecido, solo viene a hablar de su monotema. Tiene que dar la cara y hablar de lo importante y eso es lo que hemos exigido: que venga a explicar la verdad y por qué han cambiado la versión sobre el aviso".