Susana Díaz en el discurso inaugural del 13º Congreso del PSOE Andaluz

Susana Díaz en el discurso inaugural del 13º Congreso del PSOE Andaluz Julio Muñoz EFE

Política 13º CONGRESO PSOE ANDALUZ

Susana Díaz contra su secretario general horas antes de recibirle

La secretaria general del PSOE Andaluz evitó mencionar a Pedro Sánchez en su discurso y defendió la "soberanía nacional" frente al proyecto plurinacional y el acercamiento a Podemos.

Horas antes de recibir al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, la líder del PSOE Andaluz, Susana Díaz, atacó al que fuera su rival en las primarias sin tan siquiera mencionarle. Díaz llenó el discurso inaugural del 13º Congreso del PSOE Andaluz de indirectas al líder con críticas a su modelo territorial, a su acercamiento a Podemos y a su "no es no" al gobierno de Mariano Rajoy.

Díaz se ha asegurado de distanciarse de Sánchez un día antes de que este llegue a Andalucía con la intención de dar una imagen de partido unido. La secretaria general ha defendido la "estabilidad" que da tener gobierno y la "soberanía nacional" frente al proyecto plurinacional de Sánchez.

La líder andaluza mostró desde el principio que no va a aceptar el programa de Sánchez. Díaz defendió a Alfonso Guerra, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que escucharon en la primera fila como la secretaria general decía que "hay páginas en la historia del socialismo que no se pueden arrancar", y añadió que "una página que no se puede arrancar es la de Guerra".

La defensa de la presidenta andaluza viene días después de que Sánchez apartara a Guerra de la dirección de la Fundación Pablo Iglesias para colocar a José Félix Tezanos, simpatizante suyo. "Si uno acude a la herencia que nos ha dejado, hay algo que a mí siempre me marcará: decía que no es importante el cargo que uno ocupe, lo que es importante es el lugar que se ocupa en el corazón de los militantes", dijo Díaz, y remachó en su defensa: "Ese lugar por derecho propio en el socialismo moderno lo ocupa Alfonso Guerra".

Contra el plurinacionalismo

La secretaria general, que recibió o el apoyo del 94.8% de los militantes a su gestión, mostró su rechazo al proyecto plurinacional que proclama Sánchez. "Somos socialistas, nunca fuimos nacionalistas", dijo la secretaria general.

Pero la líder andaluza no se quedó ahí. "Andalucía levanta la bandera de la igualdad lo hace pensando en España, en la soberanía nacional", continuó. Un discurso muy diferente al de Ximo Puig, el líder del PSPV que pretende un giro nacionalista para competir por la izquierda con Compromís.

"No pienso pedirle matrimonio a Podemos"

Tras el rechazo al modelo territorial de Sánchez expuso sus diferencias en la política de pactos. "Ganamos por 20 puntos a quienes todavía hoy dicen que no se quieren casar con nosotros, cuando yo todavía no les he pedido matrimonio ni pienso hacerlo", dijo en referencia a Podemos entre risas.

En cambio, sí agradeció a Ciudadanos dejarle gobernar. "Formamos un gobierno que yo tengo que agradecer a Ciudadanos, que le dio estabilidad a Andalucía", afirmó Díaz. Desde la formación naranja ven con recelo el acercamiento de Sánchez al partido liderado por Pablo Iglesias. El secretario de Comunicación de la formación naranja, Fernando de Páramolamentó recientemente que Sánchez "se podemice" y dijo que le ve capaz de pactar con separatistas. Un panorama muy diferente al andaluz.  

Díaz finalizó su alegato contra la política de Sánchez criticando su "no es no" contra Rajoy tras las pasadas elecciones. "No hay nada más importante para solventar los problemas de los ciudadanos que tener estabilidad", dijo Díaz. 

Críticas de los partidarios de Sánchez

El secretario general del PSOE clausurará este domingo el 13º Congreso del PSOE Andaluz de este domingo junto a la líder andaluza

En sus 36 minutos de intervención no mencionó ni una sola vez a Sánchez, algo de lo que se quejan sus partidarios. "Lo ningunea e intenta invisibilizarlo", dijeron a Europa Press. Estos militantes andaluces insinuaron que Díaz "quiere ganar un congreso haciendo olvidar que ha perdido otro". Ellos dijeron llegar predispuestos a la unidad, pero se mostraron decepcionados por la actitud de Díaz: "Desprecia al otro", finalizaron.

El intento de Sánchez de mostrar un partido unido ha quedado dificultado tras el discurso de Díaz. Está por ver cómo reciben los militantes del PSOE Andaluz, que votaron mayoritariamente a favor de Díaz en las primarias, al secretario general en su primera visita a Andalucía desde que volviera a retomar el control de Ferraz el pasado mes de mayo.