Javier Fernández ha pedido respeto y unidad al PSOE para volver a conectar con los ciudadanos.

Javier Fernández ha pedido "respeto" y "unidad" al PSOE para volver a conectar con los ciudadanos. EFE

Política EL FUTURO DEL PSOE

Fernández denuncia la "atmósfera de intimidación" creada por los partidarios de Sánchez

El presidente de la Gestora confirma que las primarias por el liderazgo serán en mayo. El congreso interno concluirá el 17 y 18 de junio. Reconoce que los barones no decidieron antes la abstención por miedo a perder poder interno. 

Noticias relacionadas

El PSOE ha puesto fecha al fin de la "herida profunda" que, según Javier Fernández, el presidente de la Gestora, vive el partido. El 17 y 18 de junio concluirá el congreso del partido, que estará precedido en "mayo" por unas primarias por el liderazgo, la verdadera y decisiva batalla por el poder socialista. 

Los casi 200 miembros del Comité Federal, el máximo órgano del partido entre congresos, han aprobado ese calendario en la reunión de este sábado, que ha comenzado con una encendida defensa de la unidad y las esencias del partido por parte de Fernández, presidente del Principado de Asturias y uno de los referentes internos.

Algunos socialistas, sin embargo, consideran que el proceso para que el PSOE elija a su nuevo líder y su nueva dirección debería ser antes. Entre ellos, José Antonio Pérez Tapias, exdirigente de la Izquierda Socialista, ha promovido que ambas citas tengan lugar antes, aunque su propuesta no fue ni siquiera sometida a votación.

Al haber dos propuestas de calendario, el Comité Federal ha elegido mediante votación. Con sólo cinco votos en contra, se ha aprobado celebrar las primarias en mayo y el Congreso propuesto por la Gestora que preside Fernández el tercer fin de semana de junio, los días 17 y 18.

El "espectáculo" del PSOE

En su discurso, Fernández reconoció el "espectáculo" y el lamentable estado del PSOE y su prestigio social, consumido por la "endogamia", el "ombliguismo" y "ese incendio, ese fuego interior" que "bloquea y paraliza" la "imagen" y "acción exterior" del partido. "Los ciudadanos no saben por qué peleamos los socialistas", ha lamentado, y por eso ha pedido que "la agenda del partido vuelva a caminar de la mano de España". 

Fernández no ha ahorrado en críticas a los que, en parte, considera responsables de la situación actual. Entre ellos está Pedro Sánchez, al que no citó, el PSC, que decidió en bloque no acatar la abstención decidida por el Comité Federal. También a los barones que la promovieron, por no hacerlo antes.

Tras el 26-J los dirigentes del PSOE sabían "lo que había que hacer”, ha reconocido. "No sabíamos como ganar el congreso después de hacerlo", ha dicho para explicar por qué todo el partido ratificó en julio el "no es no" de Sánchez para revertirlo en octubre. 

Contra el "verbalismo revolucionario" de los críticos

Fernández arremetió contra los que han puesto palos en la rueda de la Gestora en los más de 100 días que lleva al frente del partido y que han utilizado "un carrusel de verbalismo revolucionario" para erigirse en portadores de la verdad, en "guardianes de las esencias" que presumen de "pureza ideológica".

"Hubo quien construyó una atmósfera de intimidación de antagonismo ritualizado primario y agresivo, sobe todo en las redes sociales", según él. Sin referirse a Sánchez, ha criticado a todo aquel que quiera reivindicarse como "tribuno de la plebe" utilizando la "demagogia" y la "frase corta". 

También ha lamentado que se haya cuestionado la legitimidad de la Gestora ("No debía cuestionarse que sea dirección, pero sé que se cuestiona") o acusarla de retrasar la celebración del congreso para "asfixiar el latido democrático del partido". "Ya veis que no es así", ha dicho. 

Unidad en la oposición

El partido está ahora en la oposición, una tarea que debe afrontar unido. "Si hoy hacemos oposición unidos, mañana gobernaremos unidos", ha augurando. En su discurso, Fernández ha hecho un elogio del diálogo y las instituciones, comenzando por las del propio partido. 

En lo institucional, Fernández defiende la moderación, "no hacer del adversario un enemigo" y no rechazar todo lo que diga el PP porque venga del PP. En ese sentido, se mostró dispuesto a pactar con el Gobierno cuando sea necesario, así como con la oposición además de apoyar en la calle manifestaciones sindicales.

Fernández también ha criticado a los que defienden "naciones de naciones" y un "estado plurinacional", como Sánchez, que se salen del consenso del partido. 

Para él, el PSOE tiene que tener "una historia que contar" y volverse a parecer a los ciudadanos, de quien se ha desconectado. "Hemos perdido la confianza de una parte importante de la ciudadanía", con sus "preocupaciones por un lado y las de los socialistas, por otro".