Errejón e Iglesias, en el Congreso.

Errejón e Iglesias, en el Congreso.

Política EL FUTURO DE PODEMOS

Las cinco diferencias entre las propuestas de Iglesias y Errejón para Podemos

El papel de las instituciones, la relación con IU o PSOE y la debilidad o fortaleza del PP separan a Iglesias y Errejón.

Noticias relacionadas

Este viernes, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias han presentado sus dos propuestas para la Asamblea Ciudadana de febrero, el congreso interno de Podemos donde se decidirá el rumbo y el liderazgo de la organización. En los documentos, de más de 40 páginas, hay numerosas diferencias. Estas son las principales

1. Institucionales o campaña electoral en la calle

"Ya somos una fuerza outsider, innovadora y de ruptura", dice Errejón. "En los Estados modernos, en los que las crisis económicas o políticas no provocan el derrumbe de las administraciones públicas, las certezas y la cotidianidad institucional, las fuerzas del cambio no ganan solo por impugnar lo existente. Ganan por ser portadoras de un proyecto de normalidad alternativa, por ser creíbles como representantes de un orden nuevo posible". "Es fundamental entender que en España hay abierta una crisis de régimen, pero no una crisis de Estado", añade. 

El título del documento de Iglesias es inequívoco: "Plan 2020. Ganar al Partido Popular. Gobernar España". Para el líder de Podemos, hay que prepararse con "militantes", no con políticos, para superar al PP, algo que sólo se hará dando protagonismo a los que más han sufrido para lograr "seguir construyendo la oposición al modelo político del bloque restaurador". Para él, España se camina hacia un nuevo "proceso constituyente". Toda alternativa tiene que estar enfocada a 2020. "Si nos subordinamos a la lógica institucional, nos disolveremos; y si, por el contrario, nos limitamos a lo conocido y ya transitado, nos autoexcluiremos", dice el texto de Iglesias.

2. La unión con IU y la pérdida del millón de votos

"Tal vez cometimos errores en una campaña en la que sonamos menos creíbles que en otros momentos, pero no solo mantuvimos los escaños, sino que ayudamos a configurar un gran espacio político plural en el que diferentes identidades, distintos estilos y diversas organizaciones pueden convivir y complementarse. De haber concurrido a las elecciones del 26J en los mismos términos que en 2015, los resultados habrían sido peores. La petición de «unidad, unidad» fue una de las más repetidas durante esos meses". Así defiende Iglesias la confluencia con IU. 

Para Errejón, no fueron errores de campaña. "La gestión de las negociaciones de gobierno [...] explican los resultados del 26J, en los que la confluencia con IU no pareció funcionar".

3. El PSOE y las negociaciones de Gobierno

Según Errejón, hay que tener un trato normal con el PSOE y no confrontar sin más, entre otras cosas porque la extrema confrontación puede arrinconar a Podemos. "Abordar la relación con el PSOE de manera inteligente y laica ha sido siempre mucho más productivo para Podemos que la negación obsesiva y choque frontal". "La percepción de inmadurez y soberbia [durante las negociaciones de Gobierno con el PSOE] por una parte importante de nuestro potencial electorado" fue clave en el retroceso del 26-J. 

Iglesias lo ve de otro modo. "No hubo empate entre las fuerzas del cambio y las fuerzas de la restauración básicamente porque ningún sector relevante del PSOE contempló jamás la posibilidad de formar con nosotros un gobierno que asumiera los desafíos del cambio, por mucho que Sánchez pretendiera apropiarse de la expresión fuerzas del cambio". "Los jefes del PSOE nunca contemplaron esa posibilidad", añade.

4. La debilidad del PP

Iglesias cree que el PP está fuerte. "No es cierto que el del PP sea un Gobierno en una situación de debilidad, a pesar de no contar con una mayoría parlamentaria [...] El acuerdo entre el PP y el PSOE respecto al techo de gasto prefigura también fórmulas de acuerdo entre estos dos partidos para que el Gobierno saque adelante los presupuestos. Rajoy, por cierto, no ha dejado de manifestar que si tiene dificultades para sacarlos La nueva transición 18 adelante, convocará nuevas elecciones, una amenaza que su socio socialista no está en condiciones de resistir".

"Nos encontramos ante un Gobierno débil. Nuestra lectura del momento se sustenta sobre la tesis de que existe un Gobierno actualmente en el Estado español precisamente porque se ha roto el bipartidismo. El Gobierno de Rajoy es más débil de lo que aparenta y la crisis de Régimen no se ha cerrado, siendo la prueba de ello que la gobernabilidad y la estabilidad del sistema de partidos resultan términos contradictorios por primera vez", dice Errejón. Ahora no hay turnismo sino que el PP y el PSOE suman fuerzas. 

5. Los indignados o amplias capas de la sociedad

Errejón va a por capas amplias de la sociedad, mientras que Iglesias quiere llegar a ellas desde la izquierda. "La victoria del cambio llegará cuando consigamos disolver los miedos en torno a nosotros, atraer a sectores muy diversos y ser efectivamente el núcleo irradiador de un nuevo acuerdo de país. Ya hemos impugnado y desafiado al orden: ahora toca sustituirlo por un contrato social más amplio, más democrático, más moderno y más justo", dice Errejón. 

"Debemos articular y defender los intereses de la mayoría social que ha sufrido la política de saqueo (que protegía los intereses de los privilegiados), y debemos ser capaces de entender que eso solo es posible desde el protagonismo de los sectores populares que avanzan en la construcción de un pueblo sin miedo y con capacidad para torcerle el brazo a las élites", dice Iglesias.