Xavi Domènech en el Congreso.

Xavi Domènech en el Congreso. Moeh Atitar

Política ENTREVISTA

“Soraya no tiene la receta para lo que pasa en Cataluña y fracasará”

Xavi Domènech cree que "el Gobierno de Puigdemont apoyado por la CUP es una construcción ficticia". 

Alberto Lardiés Moeh Atitar

No es un político al uso, sino un historiador metido en política. Xavi Domènech (Sabadell, 1974), aliado de Podemos en Cataluña, habla con calma y construye respuestas profusas. Su propuesta política constituye una suerte de tercera vía entre quienes no paran de reclamar la independencia y quienes se oponen con igual fervor. Se define como “soberanista pero no independentista” en esta conversación con EL ESPAÑOL. Es el mejor valorado por los ciudadanos, según el CIS, y ahora si figura emerge como cabeza visible del “nuevo sujeto político” que se está creando en Cataluña. Además de responder a las preguntas sobre actualidad, se somete a un cuestionario muy personal. 

Entervista Xavier Domenech

¿Cree usted que en algún momento se celebrará un referéndum sobre la independencia de Cataluña?

Creo que sí. Entre las múltiples crisis que estamos viviendo hay una crisis territorial que nosotros llamamos plurinacional. Cada vez se ve más que no se va a resolver por la vía judicial o por una visión tecnocrática de la política, que es lo que hace el PP. Al final va a tener que haber un debate de verdad, con todas las posibilidades. En el caso de Cataluña, esa pregunta se deberá poder hacer y deberá poder ser respondida.

No quiero la independencia de Cataluña, quiero construir una realidad de soberanías compartidas

Y, si lo hubiera, ¿qué votaría y qué defendería usted?

Mi idea, que parece muy del siglo XIX pero es del XXI, es la del republicanismo federal ibérico que en Cataluña tenía la mejor síntesis en Pi i Margall. Hay que discutir qué es la soberanía nacional en un Estado plurinacional y en qué niveles de soberanía, porque hay varios, el municipal y el de las naciones del Estado. Para ser claros, mi propuesta para Cataluña no es la independencia, sino esa construcción de una realidad de soberanías compartidas desde el reconocimiento de cada una de ellas.

Usted es soberanista, pero no independentista…

Sí, es una buena definición.

O sea, defienden el derecho a decidir pero no defienden ejercitarlo en positivo.

El derecho a decidir en sí mismo ya es positivo, en la medida en que es un reconocimiento de las soberanías implicadas.

¿Qué es exactamente un Estado plurinacional?

Un Estado que reconoce que no hay una sola nación de referencia. Se construye desde la constatación de que hay más de una nación y que eso debe tener un correlato en cosas como la representación exterior del Estado, en los mecanismos de competencias de cada entidad dentro de ese Estado, en la proyección cultural, en la construcción de un sistema judicial que tenga en cuenta esa realidad… Básicamente, se trata de abandonar la idea de que se puede construir un Estado bajo la idea de una sola nación.

Plantear que lo que pasa en Cataluña se resuelve con tribunales ordinarios es negar la realidad

¿El nuevo partido que están formando en Cataluña va a ser, como Xavi Domènech, soberanista pero no independentista?

Nosotros vamos a iniciar en enero nuestras ponencias cero, con unas propuestas y luego habrá un debate en asambleas que acabará en una asamblea constituyente donde habrá una definición. Yo no puedo decir si va a ser lo que yo creo. Dicho esto, tenemos una experiencia previa de confluencias, cuando ganamos las elecciones en el Ayuntamiento de Barcelona y las generales, y lo que hay ahí es un espacio político en que efectivamente hay gente independentista, hay federalistas, hay gente que no prioriza el derecho a decidir… Todos ellos compartimos varias ideas sobre la soberanía. El 15-M ya reclamaba soberanía porque pedía “democracia real ya” y porque luchaba contra la sustracción de soberanía por parte de los banqueros. En Cataluña, además, está la reclamación de soberanía nacional. Todos compartimos la construcción de un modelo de sociedad y en ese modelo está la garantía de que Cataluña podrá decidir qué quiere ser.

Domènech.

Domènech. Moeh Atitar

EL NUEVO PARTIDO

Decía antes que en Cataluña se está formando un "nuevo sujeto político" en el que participarán diferentes formaciones. ¿Ha arrinconado En Comú, con Ada Colau y usted al frente, a Podemos?

No, porque hay una reflexión compartida con la gente que inicia Podemos en Madrid: estamos en un Estado plurinacional en que Cataluña responde a una realidad nacional diferente y le corresponde también una expresión política diferente. El tema es cómo lo construimos. Ese proceso de construcción ha tenido varias fases y ahora vamos a una de más concreción. Pero no es arrinconar a Podemos.

Todos compartimos la construcción de un modelo de sociedad y en ese modelo está la garantía de que Cataluña podrá decidir qué quiere ser

¿Cree que habrá nuevas elecciones en Cataluña el año que viene?

Sí.

¿Aspira a ser candidato a la Generalitat?

No aspiro, aunque es verdad que es un debate que aún no hemos afrontado. El debate sobre el nuevo espacio político es complejo y largo. En marzo emergerá ese espacio, con sus procesos de elecciones de listas. Vamos a tener que afrontarlo. ¿Podría ser yo? Es muy complicado, porque al inicio solo podía ser Ada. De hecho, cuando yo me presenté como candidato a las generales se decía que uno de los grandes hándicaps de la candidatura era que yo fuera el número uno de la lista. Pocos meses después ya no. Con esto quiero decir que la construcción de un nuevo espacio pasa también por la construcción de nuevas caras públicas porque además eso muestra una representación más plural. Es importante encontrar un buen candidato, pero no tiene por qué ser uno de los ya conocidos.

Y si no candidato, ¿líder del partido?

Es verdad que ahora hago de persona puente de varios mundos y esa función tiene cierta importancia para el partido. Si esto conlleva que tenga que asumir el liderazgo porque así lo decidan los militantes, estaré donde me digan.

¿Qué le parece que formaciones como ERC y las CUP, tan a la izquierda, sostengan en Cataluña un gobierno de Puigdemont y la antigua Convergencia?

Ese gobierno refleja otra vez el dominio de Convergencia cuando es un espacio electoral en clara decadencia. En las dos últimas elecciones generales ha sacado sus dos peores resultados en la historia por debajo del PSC, que a su vez ha sacado los peores resultados. Todo eso se ha basado en torno a una promesa: en junio de 2017 Cataluña sería un Estado independiente. Y eso se priorizaba por encima de cualquier otra consideración. El hecho es que hoy sabemos que el mismo presidente, que era el tercero de la lista por Girona -Puigdemont- y que está en una coalición con una hoja de ruta, ya ha dicho que no será entonces y lo propone para septiembre de 2017. Ese gobierno me parece una construcción ficticia.

¿Puede ERC ser su socio en el futuro o son sus enemigos por un mismo espacio?

De Esquerra lo dudo, básicamente por todas sus declaraciones. Hace un par de días uno de sus portavoces afirmaba que no querían un gobierno con nosotros. Su apuesta estratégica es declararnos sus principales adversarios. Decían que votar a En Comú Podem era votar a favor de la rendición de Cataluña. ERC comparte proyecto con Convergencia y no veo visos de que eso vaya a cambiar. Si alguien quiere un gobierno del cambio e izquierdas en Cataluña, Esquerra no está por la labor.

Xavi Domènech.

Xavi Domènech. Moeh Atitar

El caso Homs y el futuro

Hace unos días hubo un acto de defensa a Homs frente al suplicatorio que iba a conceder el Congreso. En Comú estuvo allí, pero usted no, ¿por qué? ¿No quería hacerse la foto con ellos?

Porque estaba en una reunión del grupo parlamentario. Decidimos que iba Marcelo Expósito, que además es miembro de la Mesa del Congreso. Sin cuestionarlo, es verdad que el acto fue muy de lo que representa Junt pel Sí.

¿No cree que apoyar a alguien investigado por cometer actos presuntamente ilegales supone enviar a la gente un mensaje de desobediencia frente a las leyes?

El señor Homs está siendo acusado por varios delitos, pero básicamente lo que estamos viviendo, más allá de su caso, es que hay una demanda mayoritaria de la sociedad catalana, en torno a un 80%, que está a favor del derecho a decidir, incluso entre los votantes de Ciudadanos, el partido más contrario al mismo. Frente a eso, se aplican la vía de no escuchar y la vía judicial. Nosotros estamos convencidos de que estamos hablando de un conflicto político. Y creemos que los que votaron en el Congreso a favor del suplicatorio también lo saben. A los jueces se les pide que apliquen la ley. Y a los políticos se les pide la responsabilidad de que resuelvan los problemas en situaciones excepcionales. Quien plantee que lo que pasa entre Cataluña y el Estado es una situación ordinaria que se resuelve a través de tribunales ordinarios está negando la realidad.

¿Tiene Soraya Sáenz de Santamaría la receta para resolver el problema catalán?

Ella es una persona inteligente, pero no tiene la receta. En los años 60 la derecha franquista española tuvo un debate en el que participó Fraga Iribarne: cómo se generan consensos en la sociedad española. Hay dos líneas al respecto: una es que se generan por la vía tecnocrática, con crecimiento económico, la Monarquía como símbolo del estado y mejoras administrativas. Otra opción, la que defendía Fraga, es hacer algo más, como una ley de prensa, hay que construir algo más. Ese debate lo ganan los tecnócratas y a Fraga lo envían a Londres. Y en el 69 hubo un gobierno tecnocrático casi monocolor. Esa cultura de fondo yo la noto hoy día.

El Gobierno del PP sabe que tiene poco futuro porque no domina el Parlamento

Soraya está proponiendo que 'vamos a arreglar un poco la financiación autonómica, vamos a ver si arreglamos el tema de la inversión', habrá algunos guiños de la Casa Real y 'con ello lo resolvemos'. Eso no va a conseguir nada. Lo que tiene que asumir el Gobierno del estado es que tiene una crisis de legitimidad brutal, no ya como Gobierno sino como orden constitucional en espacios muy amplios del estado. Y uno es Cataluña. Eso no resuelve con racionalidad administrativa y con inversión. Si ese es el camino, está abocado al fracaso. Yo, si fuera ellos, intentaría abrir espacios de diálogo. Decía Machado que “en mi soledad, he visto grandes cosas que no son verdad”. Yo creo que el PP, a golpe de escucharse a ellos mismos, ven cosas que son claramente falsas.

¿Cómo viven usted y sus compañeros de En Comú la evidente pelea entre dos de sus compañeros, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón? ¿Influye de alguna manera en ustedes?

Nosotros estamos en la construcción de un nuevo espacio político. Tenemos un debate fuerte, igual que Podemos, en la medida que hay un cambio de ciclo. Tras un ciclo electoral intenso, entramos en una fase más tranquila y vamos de la guerra de movimientos a la guerra de posiciones. Eso implica una reflexión sobre cómo actuar donde gobiernas y donde no. Lo que queremos es tener un partido hermano, como es Podemos, que sea fuerte en todo el estado y con capacidad de construir un nuevo futuro. En esos momentos afrontan un debate que nos parece lógico. Y queremos que acabe con una perspectiva estratégica de futuro y en la que quepan todas las sensibilidades.

Xavi Domènech se encuentra con rivales parlamentarios.

Xavi Domènech se encuentra con rivales parlamentarios. Moeh Atitar