Mario Jiménez, en la sede del PSOE en una imagen de archivo.

Mario Jiménez, en la sede del PSOE en una imagen de archivo. EFE

Política EL FUTURO DEL PSOE

El PSC asume que no será vetado en el congreso federal, pero el PSOE no lo descarta

La participación de los 18.000 militantes del PSC en el congreso que elegirá al líder del PSOE sigue en el aire. 

Noticias relacionadas

La relación entre el PSOE y el PSC sigue en el aire. Una comisión de seis personas (tres por partido) se reunió en la mañana de este viernes en la sede socialista de Ferraz en un ambiente descrito como cordial por ambas formaciones. Sin embargo, no ha habido más avances que los relativos a la organización de las reuniones, que deberían concluir en unos dos meses con un nuevo marco de relaciones para ambos partidos. 

La relación entre el PSOE y el PSC, que se rige por un protocolo de 1978 que nunca se ha reformado, quedó muy agrietada por el "no" de los siete diputados catalanes a Mariano Rajoy en su investidura.

En la negociación sobre esa relación se entremezclan asuntos "orgánicos" y "políticos", como han asegurado al término Salvador Illa, secretario de organización del PSC, y Mario Jiménez, portavoz de la Gestora del PSOE. En lo organizativo, los dos partidos tienen que decidir si el PSC sigue participando en los órganos del PSOE, como la Ejecutiva, el Comité Federal o los congresos federales.

En el próximo congreso, el que elegirá al nuevo líder del PSOE, están llamados a votar los cerca de 18.000 militantes del PSOE, el segundo territorio español en número de militantes, tras Andalucía. Eso sí, si el PSOE no lo veta. 

El representante del PSC aseguró tras la reunión que tenía la impresión de que tras la reunión, la "amenaza" de que los militantes catalanes no puedan votar en el congreso "queda aparcada". 

El tono de Jiménez, portavoz de la Gestora, era otro muy distinto. "No quiero anticipar ninguna posición. Hay que ser muy respetuoso con el proceso de diálogo que ahora abrimos", según él. Aunque fue preguntado en múltiples ocasiones, Jiménez eludió descartar la expulsión del PSC de los órganos federales o del congreso para elegir al próximo líder. 

Los dos partidos han coincidido en que la Declaración de Granada, alcanzada en 2013, es el documento clave que comparten sobre el modelo territorial y el encaje de Cataluña en España, pero se han propuesto "actualizar" la relación política para emprender una negociación con los demás partidos sobre la reforma de la Constitución.