José María Aznar, en el Palacio de la Moncloa el 17 de mayo de 2001, durante una entrevista con Radio Nacional.

José María Aznar, en el Palacio de la Moncloa el 17 de mayo de 2001, durante una entrevista con Radio Nacional. Youtube

España INVESTIDURA DE PEDRO SÁNCHEZ

Sánchez justifica tratar la autodeterminación con ERC con la manipulación de una cita de Aznar

El presidente del Gobierno participaba este viernes en los actos con motivo del día de la Constitución en el Congreso de los Diputados.

La pregunta fue formulada directamente al presidente del Gobierno. ¿Podrá hablarse de la autodeterminación en la mesa de negociación de Gobierno y Generalitat, aunque sea la institución de la comunidad autónoma quien la plantee? 

El presidente del Gobierno participaba este viernes en los actos con motivo del día de la Constitución en el Congreso de los Diputados y sabía que esa era una de las cuestiones que podría salir en los tradicionales corrillos, o conversaciones informales entre políticos y periodistas que tienen lugar cada año en el salón de Pasos Perdidos. 

Por ese motivo, traía de Moncloa la respuesta preparada. Sánchez recordó a los periodistas, que literalmente lo rodeaban en una sala llena de gente, que fue José María Aznar quien en su día dijo que "la independencia es legítima si no se impone por la fuerza". Ahí se quedó el asunto.

La respuesta de Sánchez deja pocas dudas sobre la libertad que tendrán ERC y Junts per Catalunya (o la Generalitat, apoyada por ambos partidos) para exponer sus reivindicaciones en términos de soberanía, referéndum o amnistía, aunque no está claro si figurarán en un orden del día al que el PSOE dé el visto bueno antes de la investidura del líder socialista. En cualquier caso, el razonamiento del PSOE está claro. Si ya Aznar validó ese marco de alguna manera, ¿dónde está el problema en que ahora lo haga Sánchez? 

En realidad, la Generalitat ya ha planteado esos asuntos en reuniones formales con el Gobierno. Son testigos los presentes en las reuniones de la conocida como comisión bilateral entre ambos Ejecutivos que Sánchez impulsó tras siete años sin encuentros. También Quim Torra lo planteó en su cita con el presidente del Gobierno hace ahora un año, en la bautizada reunión de Pedralbes. El Gobierno sostiene que no puede limitar los asuntos que exponen sus interlocutores, pero que en ningún momento fueron aceptados como elementos para un debate conjunto del que pudiera salir una conclusión. 

No sólo Sánchez recurrió a Aznar en la recepción del Congreso. También Carmen Calvo, la vicepresidenta, que aprovechó para recordar que el PSOE es el único partido que firmó y apoyó sin fisuras la Constitución en 1978 y sigue en la actualidad operando en la política española. En otras palabras: la referencia a la en principio controvertida frase de Aznar formaba parte de los mensajes coordinados para ser expuestos por los máximos responsables del Gobierno ante las insistentes preguntas de la prensa. Argumentario. 

Las palabras de Aznar

Pero, ¿qué dijo exactamente Aznar? La cita de Sánchez y Calvo se refiere a una entrevista que el entonces presidente del Gobierno concedió a Radio Nacional en mayo de 2001, justo después de unas elecciones en el País Vasco. 

Hace una semana, el dirigente de Podemos Pablo Echenique tuiteó una reseña de sus palabras: una página de La Voz de Galicia que recogía una crónica de la agencia Colpisa sobre esa entrevista radiofónica. Su tuit dio lugar a algunos artículos que destacaban las curiosas declaraciones del hoy presidente de FAES.

Pero Aznar no dijo que la autodeterminación sea "legítima" en el sentido de que quepa en el ordenamiento actual en España. Ni que el Gobierno deba sentarse en una mesa en la que el objetivo único de la otra parte sea lograr los instrumentos para alcanzarla. Aznar se refería, exclusivamente, a que en España se pueden defender todas las ideas dentro de la ley, incluida la autodeterminación, como acababan de evidenciar entonces los comicios autonómicos en Euskadi, con candidatos como Juan José Ibarretxe por el PNV y Arnaldo Otegi por Euskal Herritarrok.

"En España usted puede defender lo que quiera. Eso está claro. Y se defiende lo que se quiera. ¿No lo acabamos de ver en las elecciones al Parlamento Vasco? ¿No ha habido partidos que se presenten a las elecciones defendiendo el soberanismo y la independencia? Eso es legítimo. A mí no me gusta, pero eso es legítimo. Lo que no es legítimo es, o intentar imponerlo por la fuerza, o intentar aprovecharse de la fuerza para imponerlo o intentar quebrar las reglas del juego para imponerlo", dijo Aznar en esa entrevista. 

El entonces presidente del Gobierno con mayoría absoluta también lanzaba una advertencia al PNV sobre los límites de sus acciones al frente de la lehendakaritza. "Cuando uno tiene la legitimidad que le da la Constitución y el Estatuto, no debe cuestionar la Constitución y el Estatuto", advertía. 

Aznar y el diálogo como "coartada"

Aznar también dejaba algunas reflexiones sobre el diálogo. "¿El diálogo es para afrontar todos esos problemas? No hay ningún problema. ¿El diálogo consiste en buscar coartadas para intentar acabar con el marco institucional y estatutario vigente en el país vasco, democrática y mayoritariamente aceptado por los ciudadanos? Mire usted, esto no es posible", advertía.

El vídeo puede encontrarse en el canal personal del expresidente y lleva disponible desde 2010 con poco más de 300 visualizaciones. "Cuando se habla de diálogo, hay que explicar diálogo para qué. Pero eso en la vida privada, empresarial, familiar y pública. Usted puede recibir una llamada de un amigo suyo que le dice: "¿Por qué no hablamos?". "Pues muy bien, ¿de qué quieres hablar?". "Quiero hablar de cómo te echo de tu casa". "De esto no tengo nada que hablar"", recreaba el presidente. 

"Cuando se pide ahora diálogos y rectificaciones, es curioso algunas cosas que se oyen y se dicen. Quien defiende la legalidad, la Constitución y el Estatuto, quien defiende las reglas de juego, no tiene que rectificar. La posición que yo defiendo en el País Vasco antes de las elecciones es la misma que defiendo ahora. Esa es la coherencia, no obcecación. ¿O es que alguien pensaba que con uno u otro resultado electoral nosotros íbamos a defender algo distinto que la Constitución, el Estatuto, el concierto económico, etc? ¡No, no! Vamos a seguir defendiendo las libertades de los ciudadanos y las reglas de juego. Quien debe rectificar es quien ha puesto en riesgo eso", según él.