Pedro Sánchez, este lunes en el Palacio de la Moncloa

Pedro Sánchez, este lunes en el Palacio de la Moncloa EFE

España cataluña

La sentencia del Supremo aleja aún más a Sánchez de Iglesias ante el 10-N y acerca a PSOE, PP y Cs

"Que Sánchez hable de cumplimiento íntegro es una prueba más de su apuesta por gobernar con el PP", dice Iglesias. 

La esperada sentencia salió, Pedro Sánchez compareció y aseguró que el "acatamiento" del fallo del Tribunal Supremo "significa su íntegro cumplimiento". El Gobierno estaba, esta vez, preparado para reaccionar. Desde primera hora de la mañana, el Ejecutivo difundió el material de una campaña de promoción de la imagen de España en varios idiomas y, poco después de que se conociera el texto de la sentencia, Sánchez pidió mirar adelante. "En esa etapa nueva, el objetivo sólo puede ser la restauración de la convivencia" a través de un único "método, el diálogo" y una "regla, la ley".

Sánchez ya no oculta su firmeza contra el independentismo catalán que permitió el éxito de la moción de censura que le hizo presidente y podría haber sellado su investidura si hubiera tenido el concurso de Unidas Podemos. 

"Hoy concluye un proceso judicial ejemplar, pero a la vez hoy se confirma el naufragio de un proceso político que ha fracasado en su intento de obtener un respaldo interno y un reconocimiento internacional. Deja tras de sí solo un triste saldo de dolor y de enfrentamiento, de fractura de la convivencia en Cataluña. A partir de hoy, si dejamos de lado los extremismos, podemos iniciar una etapa nueva en la que la vuelta de la concordia sea uno de los principales pilares de Cataluña", dijo Sánchez. 

Bastaba ver las cuentas en las redes sociales del líder de Unidas Podemos para ver lo lejos que están ambos dirigentes. Desde este lunes, más. "Frente a las derechas incendiarias y a un PSOE riverizado que agita el artículo 155 de forma irresponsablemente electoralista, Unidas Podemos tiene que representar otra idea de España basada en la empatía, el diálogo y la fraternidad", dijo en Twitter. 

"En España se indultó a los terroristas Barrionuevo y Vera, al jefe del golpe de Estado del 23F Armada y el Supremo llegó a pedir el indulto a Tejero. Que Sánchez hable de cumplimiento íntegro es una prueba más de su apuesta por gobernar con el PP", según Iglesias. 

El PSOE y Podemos vuelven a la carga. Según dirigentes socialistas, la reacción de Iglesias confirma que Sánchez hizo bien en no ceder ante sus peticiones de competencias ministeriales. "¡Imagínate cómo estaríamos ahora, diciendo eso desde el mismo Gobierno!", exclama un dirigente socialista. 

Todos los partidos hablan de España, que es lo mismo que hacerlo de la cuestión catalana y la reacción al independentismo. En ese sentido, si Cataluña es el hilo conductor de la campaña electoral de cara al 10 de noviembre, la relación entre los socialistas y los morados parece que no hará sino empeorar. 

Sánchez llamó a lo largo del lunes a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Casado. Con los dos primeros no hubo grandes problemas. Rivera pidió una reunión con Sánchez y Casado para analizar la respuesta al procés, pero mientras no se celebra, trasladó "todo su apoyo al Ejecutivo para que en Cataluña se cumpla la ley, se garantice el orden público y se proteja a millones de ciudadanos de las acciones de los separatistas", según fuentes naranjas. 

Casado tampoco mostró grandes discrepancias con Sánchez, del que espera un pronunciamiento más contundente sobre los indultos. Fuentes del PP aseguraron que el presidente del PP quiere que Sánchez los excluya tajantemente y no a través de indirectas, y rompa todos sus pactos con ERC y JxCat, con quien Gobierna en ayuntamientos y en la Diputación de Barcelona. 

Casado sí tiene varias propuestas, como reformar el delito de rebelión para que no incluya la violencia estructural (que no aprecia el Tribunal Supremo) o recuperar las competencias en política penitenciaria para que los presos no gocen de ningún privilegio.