Agentes de la Guardia Civil durante el simulacro de referéndum del 1-O.

Agentes de la Guardia Civil durante el simulacro de referéndum del 1-O. EFE

España

Guardias civiles critican el despliegue en Cataluña: "No tenemos materiales y estamos desprotegidos"

La mayoría de los agentes se hospedan en acuartelamientos en el plan diseñado por Marlaska para blindar Cataluña tras la sentencia del 'procés'.

Noticias relacionadas

Fernando Grande-Marlaska blinda Cataluña ante la inminente sentencia del procés. En el caso de la Guardia Civil, ha desplegado a miembros de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) y de Seguridad Ciudadana; un dispositivo preparado para paliar las previsibles acciones que grupos de radicales planifiquen para esos días. Pero los agentes implicados desconfían. Critican la "desprotección institucional y jurídica" a la que están sometidos.

"Nos falta material, empezando por chalecos antibalas. Los que tenemos no son personalizados, por lo que no se adaptan perfectamente, y los usamos en turnos rotatorios; es triste que te hagan el relevo y tu compañero te dé su chaleco chorreando de sudor", asegura Ismael Guerrero, portavoz de la asociación Jucil de guardias civiles.

En esos términos se refiere al despliegue que el Ministerio de Interior ha proyectado para Cataluña durante los próximos días, coincidiendo con la publicación de la sentencia del procés. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya ha instado a los catalanes salir a la calle en el caso de que la sentencia no encaje con sus intereses. Grupos radicales también han anunciado acciones para las jornadas próximas, con los antecedentes de carreteras cortadas, escraches...

Sin el 'Piolín'

De ahí el despliegue del Ministerio del Interior. En esta ocasión, a diferencia de lo que ocurrió el 1 de octubre de 2017 con el referéndum ilegal, no habrá barco Piolín para los agentes. También se ha buscado alternativas a los hoteles, donde en tiempos pasados se vivieron las concentraciones y caceroladas. En esta ocasión, a la mayoría de ellos se les ha buscado acomodo en acuartelamientos. 

"Pero donde deben caber 12, meten a 25", lamenta Ismael Guerrero. Y añade: "No pedimos grandes cosas, pero muchos compañeros no tienen neveras o alguna televisión... y muchos señalan que los aseos son deficientes para todos los que están allí".

Pese a todo, la principal reivindicación de Jucil pasa por la "desprotección institucional y jurídica" con la que, a su juicio, se encuentran en Cataluña. En lo institucional, porque "nos sentimos abandonados por el Gobierno central y lógicamente, por el Govern, que no nos quiere allí". Y en lo jurídico, asevera, "estamos desprotegidos para actuar y completamente desinformados".

A todos esos elementos, desde Jucil añaden que "muchos compañeros desplegados en Cataluña desconocen cuándo podrán regresar a sus unidades de origen y eso crea malestar". Y también que "aún hay una brecha salarial entre las distintas policías".

Por eso, hablan de "disconformidad, hastío y hartazgo" entre los guardias civiles enviados como refuerzo a Cataluña, así como entre aquellos que están de forma permanente en la región.