Agresión a la agente de Policía en el madrileño barrio de Lavapiés.

Agresión a la agente de Policía en el madrileño barrio de Lavapiés.

España SEGURIDAD

Guardias civiles y policías exigen pistolas táser para evitar agresiones como la de Carabanchel

Sostienen que se trata de un elemento disuasorio en sí mismo, pero que en caso de emplearlo reduce la amenaza para el agente y el agresor.

Noticias relacionadas

Las imágenes de la agresión que tuvieron lugar el pasado martes en el madrileño barrio de Carabanchel reflejan una situación extrema. Una policía -que arrancaba estos días sus primeros días en el cuerpo- empuña su pistola frente a un individuo que trata de acuchillarle. Ella camina hacia atrás sin abrir fuego. Son centímetros los que les separan. ¿Se podría haber evitado llegar a ese extremo? Policías y guardias civiles sostienen que sí, con una pistola táser que hubiera neutralizado al atacante sin recurrir al uso de las armas reglamentarias.

La incorporación de pistolas táser al equipo reglamentario de los agentes es una de las principales reivindicaciones entre policías y guardias civiles, reactivada estos días tras el incidente vivido en el barrio madrileño. Según sostienen, se trata de una medida que minimizaría los riesgos tanto para el agente como para el agresor.

En el caso, los compañeros de la policía lograron arrinconar al agresor, pero este no cejaba en su empeño de acuchillarles. Uno de los agentes le disparó en la pierna, tratando de neutralizar sus movimientos pero sin herirle de gravedad.

Una policía en prácticas evita disparar para repeler el ataque de un joven violento en plena calle de Madrid

"Con una pistola táser, el agresor no se habría acercado tanto a los policías y él no habría recibido un impacto de bala", comenta un veterano agente de la Policía Nacional en conversación con EL ESPAÑOL. Miles de personas han firmado ya una petición en change.org para dotar a los agentes de estos sistemas.

Sí en Policías locales

En esta línea, el Sindicato Unificado de Policía ha llevado ante el Consejo del cuerpo una petición para incorporar "medios coercitivos intermedios de defensa" a la equipación de los agentes. Hablan de defensas extensibles y pistolas eléctricas de defensa. También de la puesta en marcha de los cursos de formación necesarios para aplicar estas herramientas de defensa.

El sindicato JUPOL de la Policía Nacional presentó un escrito el pasado mes de febrero exigiendo la incorporación de estos medios: "En el caso de las táser, estudios sobre su uso por parte de los cuerpos de policía muestran que más del 80% de los casos con sospechosos se resuelven con tan solo desenfundar, mostrar el dispositivo o apuntar con las miras láser".

Miembros del Instituto Armado lanzan la misma petición. Por ejemplo, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) advierte que con las pistolas táser "se minimiza el riesgo en detenciones con personas potencialmente violentas así cómo posibles agresiones hacia los agentes".

Guardias civiles y policías se preguntan por qué se dota de este recurso a ciertas Policías locales de diferentes provincias españolas y no a ellos. Aseguran que es una promesa incumplida que puede derivar en "graves problemas de seguridad". Tanto para los agentes como para los propios agresores.