Fernando Pérez, a bordo de uno de los aviones del Ala 12 del Ejército del Aire.

Fernando Pérez, a bordo de uno de los aviones del Ala 12 del Ejército del Aire.

España

El F-18 de Fernando Pérez se estrelló por culpa de una llave que alguien se dejó en el motor

El piloto del Ejército del Aire realizó la maniobra de despegue pese al fallo y se estrelló al tratar de regresar a la base.

Noticias relacionadas

Una llave que alguien se dejó en el motor derecho fue la causa del accidente aéreo del F-18 en el que murió el piloto del Ejército del Aire, Fernando Pérez. El suceso tuvo lugar el 17 de octubre de 2017 y ahora, casi dos años después, la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), ha concluido un informe en el que expone sus conclusiones sobre el episodio.

El fatal accidente aéreo de Torrejón de Ardoz supuso una grave sacudida para el Ejército del Aire. La muerte del teniente Fernando Pérez fue una tragedia: era el número uno de su promoción y un compañero especialmente querido entre los miembros del Ala 12, donde estaba destinado.

Pero también porque era el segundo accidente mortal en pocos días, después de que otro piloto, Borja Aybar, falleciese al estrellarse su Eurofighter tras regresar a base desde el desfile del 12 de octubre.

Desde entonces, el CITAAM ha trabajado para determinar las causas de ambos accidentes. Por fin ha arrojado luz sobre cuáles son las causas del suceso que acabó con la vida de Fernando Pérez, informa El País. Una llave olvidada en el motor derecho que provocó el fallo y la caía de la aeronave.

Según las pesquisas de la comisión, en el interior del motor derecho se hallaron restos de una llave de acero. Alguien la habría olvidado y no se detectó su presencia.

El teniente Fernando Pérez acumulaba 700 horas de vuelo.

El teniente Fernando Pérez acumulaba 700 horas de vuelo. Defensa

Los investigadores interrogaron a los diferentes mecánicos y miembros del Ejército del Aire que de un modo u otro participaron en las revisiones de la aeronave, sin llegar a constatar quién pudo dejarla en el motor del F-18.

Pese a los ruidos extraños que se detectaron, el avión terminó despegando el 17 de octubre de 2017. Según la misma información, la maniobra se habría realizado con un solo motor, el izquierdo. Y ya en vuelo, tras unos 40 segundos desde el despegue, Fernando Pérez optó por regresar. Pero el aterrizaje fue imposible y el F-18 se estrelló.

El teniente tenía 26 años y fue el número uno de la 65ª promoción del Ejército del Aire, por lo que se le recompensó con la Cruz del Mérito Aeronáutico.