Manuel Cruz,  presidente del Senado

Manuel Cruz, presidente del Senado

España

El presidente del Senado: "Si no hay sentencia absolutoria habrá reacción en Cataluña"

"Hay fuerzas políticas que identifican el constitucionalismo con el rechazo de reformas y envían extramuros a los que quieren hacer alguna modificación". 

El presidente del Senado, Manuel Cruz, considera que la situación en Cataluña seguirá como hasta ahora hasta que finalice el juicio al procés, y que "una sentencia absolutoria podría reconsiderar esto". Tras una primera versión de la entrevista publicada en El País que ponía en su boca una frase mucho más cercana a la injerencia -"una sentencia absolutoria podría reconciliarlo todo"-, el diario ha recitficado, pero sí ha mantenido cono cierta la consideración de que, en caso una condena, "habrá una respuesta en Cataluña porque los sectores independentistas reaccionarán". 

En la entrevista, Cruz afirma que "hay un escenario que podría reconsiderar esto", refiriéndose a la "situación en Cataluña", y es que hubiera "una sentencia absolutoria, es una posibilidad" en la que dice -sólo en la segunda versión- que"no quiere entrar".

"Si no es así", añade, "parece claro que generará una respuesta en Cataluña porque los sectores independentistas reaccionarán. Y es posible que esos mismos sectores intenten extraer un rendimiento electoral del malestar de la ciudadanía".

Cruz, que es presidente del Senado desde el pasado martes, también cree que ya no se dan las circunstancias para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña porque "los presupuestos en los que cabe este artículo y las circunstancias que se tienen que dar para aplicarlo no están por ninguna parte".

Por otro lado, el presidente considera que es positivo plantear reformas constitucionales y cree que algunas fuerzas políticas "han cambiado el chip de una manera radical", e identifican ahora el constitucionalismo "con el rechazo de cualquier reforma".

"Fuerzas políticas que veían bien la posibilidad de ir introduciendo reformas en la Constitución, han cambiado el chip de una manera radical e identifican el constitucionalismo con el rechazo de cualquier reforma y envían extramuros del constitucionalismo a los partidos que quieren hacer alguna modificación", explica. 

Cruz también afirma que "el enemigo del independentismo es el federalismo", y yerran quienes creen "ven el federalismo como la preindependencia". "¿Alguien piensa que en Alemania o Estados Unidos peligra la unidad territorial? Lo que habría que hacer es el otro movimiento complementario a la descentralización que es la cooperación", añade.