Anguilas secas localizadas en una nave de Cobo Calleja.

Anguilas secas localizadas en una nave de Cobo Calleja. Policía Nacional

España

La Policía interviene media tonelada ilegal de anguilas a una trama china en Cobo Calleja

La regulación prohíbe la distribución y la venta de este producto, procedente de China y sin licencia de exportación.

Noticias relacionadas

Agentes de la Policía Nacional han localizado e inmovilizado más de 500 kilos de anguila congelada y 198 unidades frescas en cuatro locales de alimentación asiática de la Comunidad de Madrid y en una nave situada en el polígono de Cobo Calleja, en Fuenlabrada. Las anguilas se comercializaban ilegalmente tanto en su versión seca como vivas, que extraían de los acuarios instalados para su mantenimiento.

La operación, llevada a cabo junto a la Policía Municipal de Madrid, la Agencia Tributaria y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se ha saldado con la inmovilización de más de 500 kilos de anguilas congeladas repartidas en 42 cajas de 20 kilos cada una, así como de los productos frescos dispuestos para su venta tras un mes de investigaciones.

Hallados 500 kilos de angula congelada en establecimientos asiáticos de Madrid.

La investigación comenzó el pasado mes de marzo, cuando los agentes recibieron una alerta sobre la posible comercialización ilegal de esta especie en varios comercios de venta de comida asiática de Madrid. Tras realizar las gestiones precisas, los agentes localizaron los puntos de venta y el lugar de almacenamiento.

La anguila es una carne muy preciada en el mercado asiático, pero cuenta con una regulación rigurosa: está prohibida la importación y la exportación de este producto fuera de la Unión Europea, como estipula el Convenio Internacional de Tráfico de Especies. Así, los agentes verificaron que la comercialización de estas anguilas es ilegal, ya que el etiquetado confirmó que procedían de China y no indicaba el nombre científico del producto.

Debido a su popularidad en China, las anguilas y sus alevines las angulas protagonizan el mercado ilegal de estos productos entre España y China, además de su sobreexplotación y el disparo de su precio, con organizaciones dedicadas a su comercio.