El exministro de Defensa, Federico Trillo.

El exministro de Defensa, Federico Trillo.

España 11-M, 15 AÑOS DESPUES

Trillo en 2007 sobre el 11-M: "Hablar del servicio marroquí es hablar de los franceses"

Federico Trillo, el ministro de Defensa con José María Aznar y máximo responsable de los servicios de inteligencia españoles durante los atentados del 11-M, hizo mención explicita a los servicios de inteligencia marroquíes en relación con los ataques. En una entrevista concedida en 2007 a la televisión TeleCrevillent y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Trillo explica que "Cada vez que hablo de los marroquíes tengo un lío, vamos a llevar cuidado", dice el exministro con una sonrisa. "Hablar de los servicios secretos marroquíes es hablar de los servicios secretos franceses y eso nos llevaría muy lejos. Y a buen entendedor, puntos suspensivos".

Declaración de Federico Trillo para Crevillent

Las palabras de Trillo vienen antecedidas por una pregunta concreta. Una cuestión planteada por el periodista Antonio Ramón Guilabert: si los atentados del 11-M fueron una venganza de Marruecos tras se desalojados del islote de Perejil y si el servicio secreto español lo detectó de algún modo. "Volviendo a la seriedad, los servicios secretos del CNI, entonces CESID, no detectaron nunca, diga quien diga lo contrario, ningún tipo de alerta y menos aún de alarma sobre atentados islamistas en España". 

La estrecha vinculación de los servicios secretos marroquíes con los españoles y su presunta intervención en los atentados de Madrid son dos de las cosas que el excomisario Villarejo ha denunciado ante la Audiencia Nacional y que ahora, la Fiscalía valora para decidir si tiene visos de veracidad o alguna posibilidad de investigación.

Sospechas policiales

EL ESPAÑOL ha tenido oportunidad de hablar con una decena de responsables policiales que participaron en la investigación de los atentados. Quince años después y desde el anonimato, todos mantienen en mayor o menor medida su sospecha de que los servicios secretos de Marruecos al menos conocían los atentados. Nadie duda sobre la verdad judicial de los atentados: una célula de corte islamista los planeó y perpetró para quitarse la vida dos semanas después al verse descubiertos. Sin embargo, si que hay muchas más sospechas sobre la posible implicación o al menos conocimiento de un servicio secreto extranjero en los ataques. 

Un año antes de los ataques, el 16 de mayo de 2003, el Grupo Islámico Combatiente Marroquí, ligado a Al Qaeda, fue el causante de los atentados en Casablanca que costaron la vida a 45 personas. Como presunto responsable, fue detenido en Madrid Mustapha Maimouni, cuñado de Jamal Ahmidan, El Tunecino, uno de los terroristas que atentaron en Madrid.

Su cuñado fue detenido y enviado a Marruecos antes de los atentados. Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL ponen en duda que tras pasar por los interrogatorios de la policía marroquí, el familiar de El Tunecino no hiciera mención alguna a los atentados que su cuñado estaba planeando en Madrid. Un sentir que tal y como desveló ayer el portal Moncloa.com, era compartido por otros altos mandos policiales