El submarino Ambush, de la Royal Navy, en una imagen de archivo.

El submarino Ambush, de la Royal Navy, en una imagen de archivo.

España

Llega a Gibraltar el 'Ambush', el submarino británico "con mayor capacidad de ataque"

Cuenta con un sistema de propulsión nuclear y en julio de 2016 protagonizó un incidente en aguas próximas a Gibraltar al chocar con un mercante.

Noticias relacionadas

La base naval de Gibraltar recibe este miércoles la visita del submarino Ambush, de la clase Astute, los sumergibles de la Royal Navy que cuentan "con la mayor capacidad de ataque" y con un sistema de propulsión nuclear. Se trata de una visita de rutina programada.

El Servicio de Información de Gibraltar detalla que un submarino "de clase Astute" llega este miércoles a la Base Naval de Su Majestad en Gibraltar. Según detallan, los submarinos de la clase Astute cuentan con "la mayor eslora, la tecnología más avanzada y la mayor capacidad de ataque" de entre todos los submarinos jamás operados por la Royal Navy, "dado que combina sensores, diseño y armamento de primera línea en una embarcación altamente versátil".

Los sumbarinos de clase Astute cuentan con un sistema de propulsión nuclear: no necesita repostar y tiene una autonomía de 25 años En total, la Royal Navy cuenta con tres sumergibles de esta categoría: el HMS Astute, el HMS Ambush y el HMS Artful.

Según ha sabido EL ESPAÑOL a partir de otras fuentes diplomáticas, el que llega al puerto de Gibraltar es el submarino Ambush. Su capacidad de ataque se basa en sus torpedos de 533 mm y en la posibilidad de disparar misiles de largo alcance Tomahawk.

La nave cuenta con una eslora de 97 metros y una manga superior a los 11 metros. El Ambush se incorporó a la Royal Navy en marzo de 2013 -el Astute lo hizo en 2010 y el Artful, en 2015.

El sumbarino Ambush protagonizó un incidente en julio de 2016 en aguas próximas a Gibraltar, cuando chocó con un barco mercante de bandera panameña. El episodio provocó una fuerte polémica, teniendo en cuenta el sistema de propulsión nuclear de la nave y los posibles daños medioambientales que podría provocar.

Los daños fueron mínimos, pero España pidió explicaciones a través de vías diplomáticas de la presencia del submarino en la zona.